Spiderman contra el cáncer

Eduardo Rodríguez, disfrazado de Spiderman, durante la visita a un hospital. / salvador salas
Eduardo Rodríguez, disfrazado de Spiderman, durante la visita a un hospital. / salvador salas

El policía Eduardo Rodríguez se disfraza del superhéroe de Marvel para acompañar a los niños ingresados en las unidades de oncología

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME

Eduardo Rodríguez González es un policía nacional malagueño de 28 años que, en su tiempo libre, hace gala de sus dos súper poderes: el afecto y la voluntad de ayudar. Apenas se pone el disfraz de 'Spiderman', se va al área de oncología infantil de algún hospital de España y, a base de sorpresas, juegos y sonrisas, se dispone a echar una mano a los niños en su lucha contra el cáncer. Después, el superhéroe vuelve a casa con el firme propósito de minimizar los problemas cotidianos y disfrutar de la vida. «Al final, la ayuda es mutua. Porque ellos me dan un montón de lecciones de superación», dice.

Hace poco más de un lustro, Eduardo vio en el telediario que un padre inglés se disfrazó del arácnido humano para sorprender a su hijo, que cumplía cinco años en plena fase terminal de cáncer cerebral, y él quiso hacer lo mismo aquí con niños desconocidos. «Siempre me ha gustado ayudar, pensé que esa era una forma bonita de hacerlo y me apunté como voluntario para llevarlo a cabo», expresa.

Colabora con fundaciones como Ronald MacDonald, Luis Olivares, la Asociación Española contra el Cáncer o Aladina, pero muchos padres que han oído hablar de él lo contactan a través de Facebook o Twitter para pedirle que vaya a visitar a sus hijos. Él ya perdió la cuenta de los niños a los que les ha hecho pasar un buen rato, pero no olvida a los que, después de conocerlos, han fallecido. «Han sido 29 y, la verdad, enterarte es algo muy duro. Porque con el paso del tiempo llego a verlos como mis hermanos pequeños. Además, hago amistad con sus padres y ver su dolor es terrible», reconoce Eduardo, que ha ganado uno de los 'Premios Buenos Días Javi y Mar por un mundo mejor', de Cadena 100.

Pero no siempre acude disfrazado a los hospitales. «La mayoría de las veces voy como Edu y ya está», dice. «Si una persona está sana y tiene voluntad de ayudar, no hay quien la pare. Eso es lo único que hago y tengo yo. Lo mismo que todos. No soy especial. Lo único que sé es que este es mi camino», sentencia. Además de recorrer España de hospital en hospital, practica artes marciales e imparte cursos de defensa personal a jóvenes en riesgo de exclusión social. Afirma, con orgullo, que no desperdicia su tiempo libre y que cuando sus amigos le preguntan de dónde saca tanta energía, les responde que no lo sabe con exactitud. «Ayudar a los pequeños es lo que me hace feliz. Así siento que no malgasto mi tiempo, porque se lo dedico a ellos», subraya.

Este Spiderman solidario, alto y musculoso como el de la ficción, tenía 19 años cuando aprobó las oposiciones y no tardó en encontrar una manera «paralela» de servir. Uno de sus compañeros policías, el agente Javier Ramón González, conocido como 'Espíritu' (esto va de fraternidades), decidió contar las historias de su amigo Spiderman. Así que recopiló varias anécdotas y aprendizajes en un libro titulado 'Entre Superhéroes', cuya venta pretende ayudar a estos pequeños.

Fotos

Vídeos