Ser un Simpson no es tan fácil...

El actor Frank Sivero, en el papel de Frankie Carbone, y Louie, el personaje de los Simpson. / r. c.
El actor Frank Sivero, en el papel de Frankie Carbone, y Louie, el personaje de los Simpson. / r. c.

Un juez californiano desestima la demanda del actor Frank Sivero que aseguraba que Louie, en realidad, era él. «No es usted amarillo»

IRMA CUESTA

Si Frank Sivero, el actor al que muchos recordarán por haber interpretado a Frankie Carbone en 'Uno de los nuestros', pretendía hacerse de oro a costa de Los Simpson, ha errado el tiro. Después de cuatro años de batalla legal contra los creadores de la famosa serie, los jueces californianos acaban de llegar a la conclusión de que esa idea suya de que Louie, uno de los matones de Tony 'el Gordo', es él, no se sostiene. El magistrado, en una sentencia que seguro sentará jurisprudencia, ha dejado claro que ser un Simpson no es tan fácil como a Sivero podría parecerle. Kerry R. Bensinger, que así se llama del magistrado, ha concluido que el personaje animado no guarda relación con el actor porque, además de tener la piel amarilla -que evidentemente Sivero no tiene, ni tendrá nunca salvo que sufra una ictericia de esas que hacen historia-, carece de cejas y barbilla, y posee una voz muy aguda. Vamos, que uno no puede sentir que los Simpson le han robado la imagen solo porque el personaje tenga la misma pinta.

Llegada la resolución judicial, el actor ha visto cómo se desvanecía la posibilidad de embolsarse los 200 millones de euros que pedía a la productora de la serie, la Fox Broadcasting Company, por haberse apropiado de su imagen sin encomendarse a nadie.

Durante todo el proceso, Sivero ha mantenido que cuando los Simpson comenzaban a escribir su historia, allá por los últimos años de la década de los pasados ochenta, los creadores de la serie eran vecinos suyos y sabían de primera mano que se preparaba para interpretar al secundario de la película de Scorsese. En su opinión, los 'ladrones' fueron testigos de cómo preparó su personaje basándose en su propia personalidad y, aún así, no tuvieron problema en apoderarse de su imagen.

«Louie es un arquetipo de los mafiosos representados en las películas»

Nada que ver con lo que opina el juez, que ni siquiera entra a valorar si detrás de Louie está Sivero. El magistrado se centra en analizar si el dibujo animado es, en realidad, un plagio de Carbone. «Sivero no es Louie porque Louie es un arquetipo de los mafiosos representados en las películas de Hollywood. Es una caricatura de un estereotipo, no un retrato literal. Si de verdad se parece a alguien es a la imagen que tenemos de un matón», argumenta Bensinger dando la cuestión por zanjada y quitando importancia al hecho de que ambos personajes tenga una pinta parecida: pelo negro y rizado, pómulos marcados y mirada impasible.

Más de 600 personajes reales

De hecho, el magistrado se pregunta si, en vista del empeño mostrado, el actor no habrá sufrido una suerte de abdución por parte del personaje, y recuerda que «un artista que representa a otro o alguna celebridad debe contribuir con algo más que una simple variación trivial. Debe tener algo reconocidamente suyo para poder recibir protección legal».

La realidad es que el quisquilloso Frank (Sicilia, 1952), conocido también por su papel de mafioso en 'El Padrino II', parece un tipo al que preocupa especialmente velar por los derechos de imagen propios y de sus personajes. De otro modo no se entiende que, en 2014, interpusiera una demanda contra un restaurante que bautizó a un sandwich con el nombre de Frankie Carbone.

Tampoco que, frente al ejército de famosos que han pasado con mucho gusto por la serie de televisión norteamericana, se sienta mal al ver en la pantalla la caricatura de alguien que puede parecerse a él. De hecho, los Simpson ostentan el récord Guinness de ser la serie con más celebridades invitadas de toda la historia: más de 600. Entre ellas hay estrellas de Hollywood de primer orden, dirigentes políticos de todo el mundo y deportistas de altísimo nivel que no se pudieron resistir a salir en la serie. De Liz Taylor a Michael Jackson, pasando por los Ramones, Tony Blair o Stephen Hawking, todo ellos se mostraron encantados de convertirse en un Simpson. Aunque les sacaran amarillos.

Fotos

Vídeos