Las Provincias

Los moluscos contagiosos se 'pegan' de un niño a otro al compatir toallas, entre otros útiles.
Los moluscos contagiosos se 'pegan' de un niño a otro al compatir toallas, entre otros útiles. / Fernando Gómez (EL CORREO).

Los problemas dermatológicos en la infancia

  • dermatología

  • La dermatitis atópica afecta predominantemente a este sector de la población, estimándose su prevalencia en hasta un 30% en los países occidentales

Tres doctoras de la Academia Española de Dermatología (AEDV) explican las enfermedades dermatológicas que afectan a la infancia, ya sean comunes o raras.

Así la doctora Marina Rodríguez afirma que es la dermatitis atópica una de las patologías más frecuentes en esta etapa, ya que se trata de un cuadro que afecta predominantemente a la infancia, estimándose su prevalencia de hasta un 30% de la población en los países occidentales.

De este modo, profundiza en la incidencia de esta enfermedad que ha ido en aumento en los últimos 20 años debido a los cambios en los hábitos de vida en las sociedades industrializadas. «La inmadurez del sistema inmunitario por el exceso de higiene y esterilización de los utensilios y entorno de los recién nacidos y niños en su primera infancia conlleva alteraciones en el sistema inmunitario que causa, según la teoría higienista, alteraciones cutáneas, pulmonares, y en otros órganos y aparatos».

¿Cómo afecta a los más pequeños?

La doctora Rodríguez asegura que desde el punto de vista cutáneo, la dermatitis atópica causa cuadros con picor que llegan a impedir el correcto descanso de los niños, sobreinfecciones por bacterias, virus, hongos y dermatitis con enrojecimiento e inflamación de la piel.

Este tipo de dermatitis altera significativamente la calidad de vida de los niños y de sus familias, por lo que es importante en tratamiento con medidas farmacológicas y cambios en los hábitos de higiene e hidratación del paciente.

Pero la especialista se muestra esperanzada. Asegura que hay múltiples tratamientos que han demostrado su eficacia en este cuadro como son los antiinflamatorios tópicos y orales, los inmunomoduladores tópicos, los inmunosupresores sistémicos y los anti-histamínicos. Además, nuevos estudios señalan el papel de la inhibición selectiva de la fosfodiesterasa como novedosa diana terapéutica en este cuadro.

Moluscos contagiosos

Esta doctora también ha incidido en que los moluscos contagiosos también son muy frecuentes en edad pediátrica. Así, incide es una etapa en la cual ciertas infecciones muestran una mayor incidencia, debido a la inmunidad deficiente de los niños. Por ello, «se estima que hasta un 40% de los niños en ciertos países presentan a lo largo de su vida infecciones víricas como el molusco contagioso».

Se trata de una infección causada por un virus de la familia poxvirus que produce la aparición de pequeñas lesiones en la piel, como pequeños 'granitos' color piel normal de 1-5 mm de diámetro.

Su forma de contagio, asegura, es mediante el contacto de piel con piel, aunque también se ha descrito su contagio al compartir toallas y otros utensilios. Eso sí, su aparición es más frecuente durante la época estival, ya que se ve favorecido por el uso de piscinas, las altas temperaturas y la humedad. No obstante, la doctora Rodríguez explica que existen múltiples formas de tratamiento: crioterapia, cirugía, láser, inmunomoduladores, abrasión química, etc.

Enfermedades raras

La doctora Eulalia Baselga afirma que se están constituyendo los European Rare skin disease Network para que, a partir del 2017, estas redes tengan una entidad real y legal. «Las enfermedades raras o huérfanas son aquellas que afectan a menos de 1 de cada 2000 personas y en la mayoría de los casos son enfermedades genéticas raras que debutan en la infancia. Por ello, y dada su baja incidencia, hay pocos profesionales o centros expertos en estas patologías, la industria farmacéutica muchas veces tampoco invierte por ser poco frecuentes y es por tanto necesario poder obtener ayudas gubernamentales o europeas». 

En este sentido, la Unión Europea ha decidido crear esas redes de colaboración (ERNs) para que los  centros con más experiencia  en cada una de estas enfermedades puedan compartir conocimientos, establecer protocolos de actuación comunes y colaboraciones en investigación que determinen una mejor atención a estos niños con enfermedades raras.

Así, estos grupos de colaboración que se están creando ahora facilitarán  el intercambio de conocimientos, de experiencia y de investigación médica: ello va a permitir una movilidad de conocimiento y excelencia entre diferentes países para que cada niño pueda tener el tratamiento y manejo más avanzado en su propio país que aumente la calidad de vida de estos niños con enfermedades raras, asegura la experta.