Las Provincias

El procedimiento para combatir la periodontitis debe basarse, en primer lugar, en un estudio previo que determine el nivel y profundidad del sarro alojado en las encías.
El procedimiento para combatir la periodontitis debe basarse, en primer lugar, en un estudio previo que determine el nivel y profundidad del sarro alojado en las encías.

La diabetes afecta a la salud bucodental

  • odontología

  • Los problemas de encías afectan directamente sobre el control metabólico de esta enfermedad y son más frecuentes en las personas que la padecen

El próximo 14 de noviembre se celebra el Día Mundial contra la Diabetes, una afección que ya está considerada como la epidemia del siglo XXI, debido a que afecta a 143 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud-OMS.

Sus consecuencias, producidas por el exceso de glucosa en la sangre, influyen prácticamente en todas las partes del cuerpo, y van desde daños en el cerebro a problemas renales o visuales, entre muchos otros, y que incluso afectan a la salud bucodental.

«Las personas diabéticas manifiestan una mayor inflamación frente a las bacterias existentes en la encía y presentan problemas más graves en su capacidad de reparación, lo que acelera la destrucción de los tejidos del soporte del diente, como la encía y el hueso», explica el doctor Jorge Ferrús, de la clínica dental Ferrus & Bratos, quien, a su vez, asegura que existe una relación bidireccional entre la diabetes y la periodontitis.

Y es que la periodontitis o enfermedad de las encías influye también de manera notoria al control metabólico de la diabetes y, además, es más frecuente y progresa más rápido en las personas que la padecen.

El especialista sostiene que el tratamiento periodontal ayuda a mejorar el control de la glucemia en los diabéticos y que, por tanto, el cuidado de la salud bucodental es fundamental para los afectados por esta enfermedad. «Mantener la higiene de la boca debe convertirse en una rutina diaria tanto para las personas diabéticas como para las sanas, aunque entre las primeras debe extremarse», señala el doctor Ferrús, quien también informa de que además del cepillado después de cada comida o el uso de la seda dental y el enjuague, es necesario acudir al dentista cada 6-8 meses para evitar que la placa se acumule.

El ardor bucal, la xerostomía o boca seca, el agrandamiento de las glándulas salivales o posibles alteraciones en el gusto, son otros problemas bucales relacionados con la diabetes que, por supuesto, también se pueden controlar y prevenir.

¿Cómo combatirlo?

El procedimiento para combatir la periodontitis, tanto en personas sanas como diabéticas, debe basarse, en primer lugar, en un estudio previo que determine el nivel y profundidad del sarro alojado en las encías y que, además, incluya un análisis microbiológico para poder determinar el tipo de bacteria que debe tratarse. «El tratamiento básico periodontal consiste en realizar, en dos sesiones, el raspado y alisado radicular. Posteriormente, a los cuatro meses, se lleva a cabo una reevaluación para asegurarnos de que la enfermedad ha desaparecido del todo. No obstante, recomendamos mantenimientos regulares cada 8 meses, ya que es frecuente que la enfermedad vuelva a aparecer con el paso del tiempo», explica el periodoncista.

Asimismo, el doctor Ferrús aclara que en aquellos casos en los que la periodontitis está en estado muy avanzado resulta necesario el uso de la cirugía. «Es posible regenerar el hueso y la encía perdidos por la enfermedad, a partir de tratamientos de última tecnología como la regeneración tisular guiada», concluye.