Aiken

Sácale partido a tu mirada

Los doctores Salvador García-Delpech y Patricia Udaondo, cofundadores de la clínica AIKEN./LP
Los doctores Salvador García-Delpech y Patricia Udaondo, cofundadores de la clínica AIKEN. / LP
La clínica oftalmológica donde «hacen que la gente cumpla sus sueños»
REDACCIÓN

Entramos en un local que se encuentra en el centro de Valencia, cerca de la calle Colón y de los bajos comerciales más conocidos de la ciudad. Nos habían dicho que estaba en la calle Pizarro, 15 y así es, pero quizá habría sido mejor saber que está en el cruce entre las calles Pizarro y Cirilo Amorós. En la entrada hay una cristalera, el nombre de AIKEN y un escudo del Valencia Basket, de la cultura del esfuerzo…¿no veníamos a una clínica?

Llamamos y una chica nos recibe con una sonrisa, eso la verdad es que siempre viene bien. Se identifica como Bea. Al preguntar por los doctores nos invitan a esperar un momento en una sala abierta en la que nos entretenemos viendo una pantalla en la que se presentan, de forma animada, técnicas para la cirugía de la presbicia, la vista cansada… seremos ignorantes quizá, pero la verdad es que pensábamos que eso no se podía operar.

Es Sonia ahora quien viene y se ofrece a enseñarnos la clínica mientras esperamos y, siempre de manera agradable y cercana, nos va pasando por salas enseñando el aparataje, explicando detalles precisos sobre las posibilidades de diagnóstico de uno u otro sistema, hasta que llegamos a una puerta traslúcida en la que pone las palabras ‘quirófano’ y ‘Smart Surgery’ (cirugía inteligente), da la sensación en cierto modo de que en esta clínica hasta las cosas tienen sentimientos y capacidades humanas… ‘Smart Surgery’.

Esta vez es Carmen quien nos atiende y nos ayuda a vestirnos con unas batas verdes para que podamos entrar en la que es la sala más importante de la clínica, nos cuenta que aquí es donde los láseres de última generación, dirigidos por los doctores que operan en AIKEN, son utilizados para «hacer que la gente cumpla sueños», eso es lo que nos cuenta Carmen, nos pareció precioso la verdad.

Han pasado ya unos veinte minutos cuando nos sentamos a hablar con los doctores y sin embargo no nos habíamos dado ni cuenta, hemos estado realmente disfrutando de la visita, de las explicaciones, del trato en sí y ahora es cuando vamos a hablar con los doctores Patricia Udaondo y Salvador García-Delpech, cofundadores de la clínica.

La primera pregunta es obvia ¿por qué se llama AIKEN? ¿qué significan esas siglas? Y es Patricia la que nos cuenta que no son siglas, que el nombre procede del japonés y significaría «visión» pero también «futuro» y «esperanza» y que «tras muchos paseos por el cauce del río Túria y cientos de nombres, éste es el que más se acercaba a la idea que teníamos del proyecto que queríamos crear».

¿Proyecto? ¿Qué proyecto?

Salvador es quien coge la iniciativa ahora, «llevamos años dedicados en la oftalmología, trabajando con personas que o bien tiene problemas en la vista o bien tienen sueños que cumplir a los que sabemos que les podemos ayudar, de hecho somos la segunda generación y quizás lo más importante de todo es que disfrutamos con nuestro trabajo». «Nos encanta ver la cara de alegría de aquellos que vuelven a ver sin gafas o que por fín encuentran una explicación a su problema. Nuestro proyecto pasaba por adecuar la clínica oftalmológica a la realidad de hoy, y para ello decidimos contar con la última tecnología, pero no por ello dejar de lado el trato personal de una clínica tradicional, ese era nuestro proyecto y eso es lo que es AIKEN, la clínica moderna con el trato personal cercano de siempre», afirma.

Pero la verdad es que el ojo es muy pequeño para una clínica tan grande ¿no? Patricia nos cuenta entonces que no es así, que de hecho «el ojo es muy grande, es muy importante para las personas, es el modo de ver la vida, la vista es algo excepcional que todos queremos cuidar, es nuestra puerta a las sensaciones, a las emociones, pero es a su vez la vía de acceso a las demás personas por la que nos van a conocer…el espejo del alma». De hecho la mirada es un concepto tan grande que la clínica se ha subespecializado a su vez y podríamos decir que mientras Patricia cuida de la retina y la mácula de los pacientes, la parte más profunda del ojo pero a su vez la más importante, Salvador se encarga de que la córnea, la parte más superficial del ojo, el ‘cristal’ por el que vemos esté listo para transmitir las imágenes de manera nítida.

Pero no acaba aquí, hay al menos tres doctores más. La doctora Empar Sanz es la especialista infantil, pero también quien ‘endereza’ la mirada, es la cirujana de estrabismos, la doctora Ana Hervás es la que se encarga de que la presión de los ojos sea la adecuada, a la vez que colabora con la transparencia de la córnea y el doctor Ricardo Díaz es quien devuelve la belleza a los párpados y mejora así la mirada de los pacientes.

Tecnología

Han hablado de tecnología, y ¿cual es el cambio más importante tecnológico del que cuenta AIKEN? Esta vez es Salvador quien toma la palabra: «la verdad es que tenemos claro que cualquiera de ellos dos podría hablar cada vez que preguntamos pero lo verdaderamente increíble es que es como si estuviéramos viendo una orquesta, la coordinación entre ambos, las miradas de complicidad, el entorno agradable en el que se desarrolla la entrevista es, francamente, difícil de transmitir… ¿ya os han enseñado la tecnología? Es importante sí que es verdad, hemos hecho un gran esfuerzo tecnológico para trabajar a gusto y para diferenciarnos de nuestro entorno pero no lo habríamos hecho si no estuviéramos seguros de que contamos con lo más importante, con las personas, tenemos un personal que supera con creces la tecnología de la que pudiéramos hablar», asegura Salvador.

«No obstante, contestando a tu pregunta, sería el Láser de Femtosegundo, el Z8, el mayor avance del que contamos. Se trata de un láser de alta precisión que nos permite tanto la asistencia quirúrgica al hora de quitar las gafas como cuando operamos cataratas. La precisión, la seguridad con la que operamos ahora que tenemos el Z8 no podíamos ni imaginarla hace poco y eso es lo que marca las diferencias al final», afirma.

Valencia Basket

Al llegar a la clínica hemos visto el logo del Valencia Basket…¿por qué? Suponíamos que sería Patricia la que iba a contestar, es como que ya vamos entendiendo su código. «Bueno, la clínica siempre ha estado con el deporte, hemos patrocinado a Never Stop, un equipo de running, casi todos en la clínica realizamos uno u otro tipo de deporte, aquí quien no corre, se dedica a nadar por las mañanas, Carmen es subcampeona de Iron-Man y Dani siempre está corriendo en maratones y trail, así que decidimos que el deporte es algo que nos tenía que acompañar y se dieron las condiciones necesarias para que seamos los oftalmólogos del Valencia Basquet, de lo que estamos realmente orgullosos», dice.

Coordinación

«¿Dani? ¿quién es Dani? ¡¡¡Ja ja ja!!! esto no es fácil de coordinar, el quirófano, el personal, el día a día, los proyectos puntuales… a veces la ilusión y el esfuerzo han de dirigirse de forma coherente para que todo llegue a su cauce y la mayor parte de las veces ese trabajo apenas se ve, queda oculto y sólo vemos el resultado, pero hay una persona que acaba siendo el alma de todo ello, y esa persona es Daniel Martín. Dani, el gerente de AIKEN, acaba siendo esa persona que consigue que todo vaya como un reloj, preciso, aunque a veces apenas se le vea actuar, sabemos todos que él está ahí», aseguran en la clínica.

Dejamos la clínica con un buen sabor de boca, la verdad. Ha sido una entrevista agradable, y no nos extraña que muchas personas vengan aquí a cumplir sus sueños, a conseguir ver la vida sin depender de las gafas, a vivir las cosas desde otro punto de vista, desde el enfoque AIKEN.

Más información en www.aikenval.com y en el 960 04 65 66.

Fotos

Vídeos