“Ahora mismo pueden vivir y no están en el corredor de la muerte”

Una enfermera coloca una dosis de una vacuna./EFE
Una enfermera coloca una dosis de una vacuna. / EFE

Por primera vez, en el Día de la Hepatitis C todos los pacientes de la Comunitat pueden recibir medicación

ELISABETH GARCÍAValencia

Es el primer año que en el Día de la Hepatitis C todos los afectados y afectadas de la Comunitat Valenciana pueden recibir la dosis de la medicación. Desde este marzo, cada paciente que tenga diagnosticada la enfermedad -desde niveles bajos hasta los más altos- tienen derecho a obtener la cura. “Esto nos ha dado la vida”, afirma Jerónimo Parejo, presidente de la Plataforma de Afectados por Hepatitis C de Valencia.

Hace dos años la gente moría porque no recibía la medicación. Pasaban de tener hepatitis a cirrosis. Y la solución era: trasplante de hígado o muerte. “Ahora es la única enfermedad crónica por virus que tiene solución”, manifiesta el afectado.

En España al rededor de un 1,5% de población está afectada por la Hepatitis C, según explica Parejo. Concretamente, en Valencia asegura que hay más de 50.000 pacientes. Es decir, 50.000 personas en la Comunitat van a poder vivir. Para el presidente de la plataforma la solución es económica y depende de los poderes públicos, en especial del estatal, ya que deben proveer partidas económicas al coste que suponga a los enfermos y enfermas en cada comunidad autónoma si quieren realmente erradicarla. “Puede matar, es un hecho, pero solo hay que poner los medios para curarla definitivamente”, declara Parejo.

La causa principalmente, como explica Jerónimo, tiene origen en las negligencias del sistema de salud, ya que “nos lo ha inoculado”. Es decir, no se tomaban las prevenciones necesarias a la hora de pinchar una aguja en la seguridad social 40 años atrás -por ejemplo en las “vacunas de los campamentos militares”, relata el presidente-. Pero no por tener Hepatitis C una persona debe ser discriminada. “La gente se piensa que se contagia por el aire, que solo tienen personas que han tenido vidas de perros y no es así. Y aunque fuera así, se merecen vivir como los demás”, afirma el afectado.

A pesar de que hay una cura, el presidente recuerda que hay que tener cuidado con las relaciones sociales, con hacerse tatuajes o piercings. Se debe concienciar a la gente de que “no debe olvidarse de su salud”, manifiesta Parejo, por el simple hecho de que exista una medicación.

Como dice Jerónimo lo importante es que “ahora mismo pueden vivir y no están en el corredor de la muerte”.

Fotos

Vídeos