Oftalvist

Operación de presbicia en Valencia con tecnología de última generación

operación presbicia Valencia
La operación de presbicia en Valencia se realiza con tecnología de última generación
La presbicia o vista cansada afecta a prácticamente toda la población pero una operación de gran precisión puede resolverla en pocos minutos
SUPLEMENTOSValencia

La operación de presbicia puede ser la solución en cuanto los primeros síntomas comienzan a aparecer, normalmente en personas a partir de los cuarenta años de edad. Los síntomas de la presbicia o vista cansada son claros: ver borroso a 30 centímetros de distancia, alejar y acercar un libro para enfocar las letras, necesitar más luz o sufrir fatiga visual y dolor de cabeza al finalizar el día. La presbicia no es una enfermedad, es un proceso degenerativo que dificulta nuestras rutinas diarias radicalmente. Según distintos estudios, entre el 85% y el 95% de la población sufre presbicia a partir de los 45 años, por lo que más de 17 millones de españoles tienen dificultades para leer y para enfocar las imágenes. Corregirlo es posible gracias a una sencilla intervención. La operación de presbicia en Valencia se realiza con tecnología de última generación y resuelve el problema en solo unos minutos.

La vista cansada o presbicia es el primer signo de que envejecemos. “Nos pasa a todos a partir de los 45 años y no se puede prevenir”, señala el doctor José Joaquín Muñoz, oftalmólogo de la clínica Oftalvist Valencia. Esta afectación es consecuencia del envejecimiento natural del cristalino, la lente transparente que tenemos dentro del ojo, justo detrás de la pupila, y cuyo cometido es enfocar los rayos luminosos para que formen una buena imagen en la retina. La reducción de la acomodación, es decir la capacidad de enfocar objetos a diferentes distancias, aparece cuando el cristalino pierde flexibilidad y ya no puede ver de cerca con nitidez. Con el paso de los años, esta situación se intensifica y el uso de gafas de cerca o la cirugía serán necesarias para compensar este defecto.

Doctor Pastos y doctor Muñoz, oftalmólogos.
Doctor Pastos y doctor Muñoz, oftalmólogos.

Actualmente, la tecnología empleada en la operación de presbicia ha avanzado mucho y las lentes artificiales cada vez son más sofisticadas y producen menos efectos secundarios. “Hace unos años producían halos alrededor de la luz artificial y necesitaban un periodo de adaptación más largo, pero ahora se consigue ver bastante bien en poco tiempo”, aclara el doctor Muñoz, para quien este tipo de intervención “mejora la calidad de vida” puesto que elimina la dependencia de las gafas para los quehaceres diarios y “es extremadamente segura y tiene unos resultados espectaculares”.

Sistema ORA

Según la Sociedad Española de Oftalmología, es posible realizar una corrección quirúrgica de la presbicia en casi todos los casos, aunque será el oftalmólogo quien, de forma personalizada, ofrecerá las mejores alternativas. Así, en primer lugar, se realiza un examen previo para determinar cuál será el tratamiento, la lente que se va a implantar y comprobar si se van a cumplir las expectativas del paciente. A continuación, se sustituye el cristalino por una lente artificial multifocal. “La intervención se hace con anestesia tópica, con el láser deshacemos el cristalino y los aspiramos, luego con ORA, un aparato de última generación, ajustamos la nueva lente de forma intraoperatoria para que el resultado refractivo sea lo más perfecto y fino posible, y por último implantamos la lente artificial que sustituirá al cristalino del ojo”, explica el doctor Muñoz.

El paciente se va a casa por su propio pie y puede volver a su rutina habitual pasadas muy pocas horas después de la intervención. La cirugía dura entre 15 y 20 minutos y, tras la operación, como mucho puede existir una pequeña molestia, pero “no se siente dolor, es como una sensación de cuerpo extraño y arenilla en el ojo”, explica el doctor Muñoz. Para las jornadas posteriores, los expertos recomiendan tranquilidad, aunque a partir del día siguiente ya se puede hacer vida relativamente normal. Según explica el oftalmólogo, “es conveniente en los dos o tres primeros días no abusar del trabajo de visión cercana pero ya se puede hacer deporte suave. A los ocho días ya se puede hacer vida completamente normal”.

“Somos de los pocos que tenemos la tecnología más avanzada que hay en el mercado”, destaca el doctor Muñoz sobre Oftalvist, grupo oftalmológico nacional que además de contar con clínica propia en el centro de Valencia, y otra en Paterna, es responsable también del servicio médico-quirúrgico del Hospital IMED Valencia en Burjassot. “El láser de femtosegundo nos permite hacer una cirugía lo más exacta y segura, y el sistema ORA ofrece información en tiempo real durante la cirugía y ayuda a ser más preciso en el cálculo de la potencia esférica de la lente para obtener mejores resultados”, concreta. Al emplear estas tecnologías, se logra máxima precisión en el procedimiento quirúrgico gracias al láser, que ha sustituido por completo al bisturí. Además, el traumatismo ocular se reduce, ya que se aplica menor energía en el ojo, el centrado de la lente multifocal es más preciso y la cicatrización resulta más fuerte y estable.

Los especialistas en Oftalmología recomiendan pasar por el quirófano entre los 50 y 55 años. Con los primeros síntomas no está indicado operar porque la presbicia todavía puede evolucionar. En este sentido, el doctor Francisco Pastor Pascual, también oftalmólogo de la Unidad de Presbicia de Oftalvist Valencia, añade una ventaja extra a operarse de la vista cansada: “Si uno se opera de presbicia ya no hace falta operarse de cataratas porque ya se ha sustituido el cristalino por una lente”.

Fotos

Vídeos