Qué medicamentos no deberías tomar si estás resfriado o con gripe

Qué medicamentos no deberías tomar si estás resfriado o con gripe

Los complejos que combinan fármacos para tratar todos los síntomas a la vez son la opción más recomendada pero el experto recuerda que pueden interactuar con otros medicamentos y hay que tener cuidado

M. C. V.Valencia

Tos, congestión, irritación ocular, cansancio, dolor de cabeza y/o fiebre. Si tienes estos síntomas seguramente has caído víctima de un resfriado o de la temida gripe. Aunque no son lo mismo, ambas son enfermedades del tracto respiratorio causadas por un virus. En las redes de la primera, solemos caer entre una o dos veces al año los adultos y cinco o seis los niños. En el caso de la segunda es menos habitual, pero dura más tiempo y los efectos son mayores.

¿Qué medicamentos sí podemos tomar para la gripe y el resfriado?

Lo primero que el farmacéutico de Manises Miguel López recuerda es que, al tratarse en ambos casos de un virus, se pueden paliar los síntomas pero son nuestras defensas (sistema inmune) las que combaten la enfermedad. Así, el experto ofrece tres opciones: tratar los síntomas aislados, tomar un complejo que combine varios principios activos para tratar varios síntomas a la vez (del tipo Frenadol, Pharmagrip o Bisolgrip) o elegir una solución fitoterápica completa que potencie nuestro sistema inmune.

Entre los que tratan los síntomas aislados están los descongestivos (de acción local tipo espray nasal: Rhinospray, Rhinomer, Fitonasal o acción sistemica: fenilefrina y antihistaminicos como Aerious, Ebastel), los que actúan sobre la tos (por ejemplo Flutox, Bisolvon, Grintuss), mucoliticos (como Flumil) y analgésicos/antitérmicos como el paracetamol o el ibuprofeno.

Sin embargo, la tercera opción (del tipo Influvis, Inmunomix y otros a base de equinácea, saúco, acerola y vitamina C) se recomiendan cada vez más por su efecto inmunogénico, que aumenta nuestras defensas (sistema inmune/glóbulos blancos) en el organismo.

Medicamentos que no funcionan, tienen demasiados efectos secundarios o son contraproducentes

Desde la farmacia Rosas de Manises aconsejan tener mucho cuidado con los espráis nasales (como Rhinospray, Respibien, Utabon) ya que, aunque son medicamentos de acción localizada muy efectivos, su uso continuado (más de 3-5 días) tiene efectos no deseados como adicción, efecto rebote (deja de ejercer su función principal), sequedad y mal funcionamiento de la mucosa, entre otros. López recomienda en su lugar escoger una opción natural que hidrate y evite a la vez la congestión y los efectos adversos, como los basados en agua de mar o fitoterapia, así como los lavados con suero fisiológico.

También hay que tener cuidado con los antitusivos. Debemos tener en cuenta que la tos es un mecanismo de defensa y pararla puede suponer un empeoramiento de la situación. De esta forma, en el caso de los tratamientos para la tos seca, existen algunos muy efectivos, pero otra vez nos encontramos con efectos no deseados. La toseína (codeína), compuesto para tratar la tos a nivel del sistema nervioso central, provoca estreñimiento, somnolencia y una adicción muy potente. Ocurre también con jarabes a base de antihistamínicos (tipo Flutox), que pueden producir somnolencia. El farmacéutico opina que siempre será mejor una opción más natural, como los medicamentos del tipo fitoterápico, que cumplen su papel sin necesidad de sufrir efectos adversos, salvo casos en los que nuestro médico así lo crea conveniente.

Epidemia de gripe en la Comunitat

En el caso de los mucolíticos, las fármacos compuestos por acetilcisteína y similares (del tipo Flumil) son una buena opción para fluidificar el moco y poder eliminarlo mejor pero es muy importante no tomarlo nunca junto con antitusivos de acción central, ya que al fluidificar el moco, si a la vez paramos la tos, podríamos tener graves problemas a nivel respiratorio, apunta López.

Un apartado importante sería el tema de antibióticos, ya que mucha gente tiene la falsa creencia de que estos curan los procesos catarrales/resfriados. Nada más lejos de la realidad, los antibióticos sólo son prescritos por el médico en casos de infección bacteriana y no en infecciones por virus. Su uso indebido en estos procesos pueden acarrear otros problemas de salud asociados.

Fan de los complejos pero con cuidado

Los complejos que combinan fármacos para tratar todos los síntomas a la vez son la opción más habitual recomendada por médicos y farmacéuticos, pero no son recomendables para todo el mundo. Por ejemplo, los que en su composición llevan fenilefrina, que trata la congestión, están contraindicados en pacientes con problemas cardíacos, hipertensión grave, hipertiroidismo y pacientes en tratamiento con algunos antidepresivos del tipo tryptizol (triciclico) o moclobemida (IMAO).

Muchos de ellos suelen llevar también el antihistamínico clorfenamina, que tampoco se recomienda en los enfermos con hipertensión grave. Por tanto, en estos pacientes es mejor tratar los síntomas por separado con paracetamol, ibuprofeno y espray nasal y, si no están tomando Sintron (acenocumarol que se usa como anticoagulante para evitar trombos) ayudar de fitoterápicos.

Estos complejos fitoterápicos, debido a su carácter inmunogénico, están contraindicados para pacientes que hayan sido trasplantados y tomen fármacos para inmunosupresión, así como aquellos que tomen Sintron, ya que interaccionan con algunos de sus principios y puede verse comprometida su acción.

Los pacientes de alto riesgo, es decir, los que han recibido un trasplante o los que sufren de hipertensión grave, cardiopatías, epilepsia o párkinson, deben siempre consultar con su médico antes de tomar cualquier medicación.

Fotos

Vídeos