Las Provincias

La electroestimulación cerebral puede reducir los síntomas de bulimia

Restringir la ingesta de alimentos y comer compulsivamente son dos de los síntomas de la bulimia nerviosa.
Restringir la ingesta de alimentos y comer compulsivamente son dos de los síntomas de la bulimia nerviosa.
  • neurociencia

  • Así lo estipula una nueva investigación del King’s College de Londres

Los síntomas clave de la bulimia nerviosa, incluyendo la necesidad de comer compulsivamente y restringir la ingesta de alimentos, se reducen al suministrar electricidad a partes del cerebro mediante estimulación cerebral no invasiva, según una nueva investigación del King’s College de Londres, en Reino Unido.

Aunque tratamientos existentes, como la terapia cognitivo-conductual son eficaces para muchas personas con bulimia, una proporción sustancial no mejora con este tipo de terapias. Por lo tanto, los investigadores creen que hay una necesidad acuciante de desarrollar nuevas técnicas y están mirando cada vez más hacia las tecnologías basadas en la neurociencia que podrían dirigirse a la base neural subyacente de los trastornos alimentarios, como problemas con el procesamiento de la recompensa o el autocontrol.

Estudios anteriores publicados por el Grupo de Investigación sobre Trastornos Alimentarios del King’s descubrieron que la estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr), que ya es un tratamiento aprobado para la depresión en Estados Unidos, resulta eficaz para reducir la ansiedad alimentaria en las personas con bulimia.

Este nuevo estudio, publicado en ‘PLOS ONE’, examinó el uso de la estimulación transcraneal con corriente continua (tDCS), una forma menos costosa y más portátil de estimulación cerebral.

TDCS utiliza electrodos colocados en la cabeza para estimular partes específicas del cerebro, lo que podría mejorar la función cognitiva en áreas relacionadas con el procesamiento de las recompensas y el autocontrol. El tratamiento es indoloro y el efecto secundario más común es una ligera picazón o un hormigueo en el cuero cabelludo.

La doctora Maria Kekic, primera autora del estudio, del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia (IoPPN, por sus siglas en inglés), en el ‘King’s College’, de Londres, afirma: «Nuestro estudio sugiere que una técnica de estimulación cerebral no invasiva suprime el impulso de comer compulsivamente y reduce la gravedad de otros síntomas comunes en las personas con bulimia nerviosa, al menos temporalmente. Creemos que hace esto mejorando el control cognitivo sobre los rasgos compulsivos del trastorno».

El profesor Ulrike Schmidt, autor principal del estudio, también de IoPPN, concluye: «La ventaja de tDCS es que es mucho menos costosa y más portátil que otras técnicas de estimulación cerebral, lo que plantea la posibilidad de que un día se pueda ofrecer el tratamiento para la auto-administración en el hogar por parte de los pacientes con bulimia.

Esto podría ser como un añadido a las terapias de hablar del tema, como la terapia cognitivo-conductual, para mejorar los resultados, o como un enfoque alternativo autónomo.

Temas