Ivo

Los hábitos saludables ayudan a prevenir el 40% de los tumores

Los hábitos saludables ayudan a prevenir el 40% de los tumores
En España 1 de cada 2 hombres y 1 de cada 3 mujeres tendremos cáncer a lo largo de nuestra vida
EXTRA

Nuestro medio ambiente, el estilo de vida, la incorporación de nuevos países al desarrollo económico, los avances en investigación, el diagnóstico precoz, el aumento de la esperanza de vida… hace que aumente el número de pacientes diagnosticados. Podemos afirmar que, la puesta en marcha de programas de diagnóstico precoz y el continuo avance y mejora de los tratamientos disponibles gracias a la investigación, en España se curan ya más del 50% de los pacientes.

Podemos reducir nuestras posibilidades de tener cáncer ya que aproximadamente un 40% de los casos son evitables. Es importante recordar la importante función que lleva realizando, desde hace ya más de cuarenta años, la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO), centro monográfico oncológico de la Comunitat Valenciana, que ofrece los mejores tratamientos y desarrolla una continua labor investigadora para estar permanentemente a la vanguardia de las terapias que permiten combatir la enfermedad.

La Fundación IVO incide en la importancia de adquirir hábitos de vida saludable para prevenir el cáncer. Abandonar el hábito de fumar, exponerse adecuadamente al sol, cuidar la alimentación o hacer ejercicio con regularidad ayuda a prevenir el 40 % de los tumores. De hecho, y según la Dra. Elena Oliete, Médico adjunta de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria del IVO, “tener unos hábitos de vida saludables son un aliado poderoso que debemos conquistar. Estos hábitos inciden positivamente y con fuerza en nuestra salud y nos protegen del desarrollo de múltiples patologías. Es importante recordar la importancia del Código Europeo Contra el Cáncer 2015, doce consejos imprescindibles que debemos incorporar a nuestro día a día para reducir el riesgo de cáncer”.

Código Europeo Contra el Cáncer: los doce mandamientos que hay que cumplir sí o sí

1.-No fumar. No consumir ningún tipo de tabaco: El consumo de tabaco es la principal causa de cáncer y es evitable. El riesgo de cáncer de pulmón es entre 20 y 25 veces superior entre fumadores (hombres y mujeres) que entre no fumadores. Hay que tener en cuenta que el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte en el mundo civilizado, aunque el Dr. José Cervera, Jefe del servicio de Radiodiagnóstico del IVO afirma que “el 80 % de los cánceres detectados son curables si están en estadios iniciales, en la Fundación IVO disponemos del programa de Diagnóstico de Cáncer de Pulmón Asintomático (IELCAP) el cual pretende detectar el cáncer en un momento lo suficientemente inicial para que sea posible su curación con un tratamiento menos agresivo”.

2.-Hacer de su casa un hogar sin humo. Apoyar las políticas antitabaco en su lugar de trabajo: El propio domicilio es, con frecuencia, un lugar de exposición al humo. No permitir que se fume en nuestras casas es un claro mensaje sobre nuestra actitud ante el tabaco.

3.-Mantener un peso saludable: Está demostrado que se puede reducir el riesgo de cáncer mediante comportamientos alimenticios y de actividad saludables.

En nuestro entorno se considera que seguir un estilo de vida saludable en línea con estas recomendaciones supone un riesgo de padecer cáncer 18% menor que quienes no respetan dichas recomendaciones en cuanto a estilo de vida y peso corporal.

Es importante mantenerse en un peso corporal saludable ya que tendremos menor probabilidad de presentar los trastornos que causa el exceso de grasa corporal, como son algunos tipos de cáncer, de cardiopatías y diabetes…

4.-Hacer ejercicio diario y limitar el tiempo en que se está sentado: La actividad física ayuda a no engordar y a mantener un peso corporal saludable.

Se considera que el riesgo de cáncer es un 4% más bajo entre las personas que practican a diario una actividad física moderada, como mínimo durante 30 minutos o 150 minutos semanales que entre quienes no realizan actividad física.

5.-Comer de manera sana: Es aconsejable consumir gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras, así como disminuir el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal, evitando la carne procesada. Deben limitarse también los alimentos hipercalóricos y las bebidas azucaradas.

6.-Limitar el consumo de alcohol y, si es posible, evitar las bebidas alcohólicas: Todo consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer. Cuanto más beba, mayor será el riesgo. Reducir el consumo o, mejor aún, no tomar alcohol, contribuye a reducir el riego de cáncer y de otras enfermedades.

7.-Evitar una exposición excesiva al sol, sobre todo en niños. Utilizar protección solar y no usar cabinas de rayos UVA: La radiación procedente del sol contiene la radiación ultravioleta (UV) invisible que daña la piel. La intensidad del daño aumenta cuanto más dura la exposición al sol, y es mayor si la exposición coincide con las horas en las que el sol tiene fuerza, en las más calurosas del día y en los meses de verano. El Dr. Onofre Sanmartín, Jefe clínico del Servicio de Dermatología de la Fundación IVO, indica que, “es recomendable que todas las personas se hagan un examen de toda su piel con una periodicidad mensual. Nos debe alertar cualquier lunar que aparece de nuevo, sobre todo aquel que tiene una apariencia distinta a los del resto del cuerpo, sobre todo si crece y cambia de aspecto con el tiempo”.

8.-En el trabajo, es recomendable protegerse de las sustancias cancerígenas cumpliendo las instrucciones de la normativa de protección de la salud y seguridad laboral.

9.-Conviene averiguar si se está expuesto a la radiación procedente de altos niveles naturales de radón en nuestro domicilio y tomar medidas para reducirlos.

10.-Para las mujeres. La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de la madre. Las mujeres que dan el pecho a sus hijos durante un tiempo prolongado corren menor riesgo de tener cáncer de mama posteriormente que las que no lo hacen.

El Cáncer de mama es un tumor que se puede diagnosticar precozmente, incluso antes de que la paciente detecte ningún síntoma y esto es posible gracias al diagnóstico precoz mediante mamografía, y como recomienda la Dra. Amparo Ruiz Simón, Jefe Clínico del Servicio de Oncología médica del IVO, que “Esta mamografía es recomendable a partir de los 45-50 años (en la Comunidad Valenciana a los 45 años) y, para las mujeres más jóvenes, realizar una autoexploración una vez al mes”.

Además, siga los consejos y prescripciones de su médico para el tratamiento con terapia hormonal sustitutiva.

11.-Hay que asegurarse que sus hijos participen en programas de vacunación contra la hepatitis B y las niñas contra el virus del papiloma humano.

12.-Es fundamental participar en programas organizados de cribado de cáncer (colorrectal, mama y cervicouterino). Las personas, que por su edad y sexo pertenezcan a grupos de riesgo, deben participar en programas de prevención secundaria: detección precoz, que suponen una ayuda inestimable para descubrir a tiempo muchas dolencias oncológicas.

El IVO lleva a cabo desde hace muchos años diversos programas de detección y diagnóstico precoz para diferentes tipos de tumores: próstata, mama, pulmón, cérvix y colon que el IVO pone a disposición de todos los valencianos.

En definitiva y según la Organización Mundial de la Salud, al menos un tercio de todos los casos de cáncer son prevenibles. Por ello, tal y como nos recomienda la Dra. Elena Oliete, “la prevención es la estrategia más eficaz para el control del cáncer y todos los actores implicados debemos aunar esfuerzos en esta línea. Sumando los esfuerzos individuales las acciones impulsadas y desarrolladas por los gobiernos y las organizaciones sanitarias.”

Fotos

Vídeos