Más de 300.000 dependientes reconocidos continúan en la lista de espera para recibir ayudas

Más de 300.000 dependientes continúan en la lista de espera.
Más de 300.000 dependientes continúan en la lista de espera. / Archivo

El Observatorio Estatal para la Dependencia alerta de que, a este ritmo, se tardará «entre cuatro y cinco años» en atender a todas las personas

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Los servicios de la dependencia necesitan un esfuerzo económico por parte de la Administración General del Estado para poder atender a todas las personas que lo necesitan en condiciones. Así lo asevera el informe del primer semestre de este año elaborado por el Observatorio Estatal para la Dependencia, que cifra en 1.217.355 las personas reconocidas como dependientes a 30 de junio. Sin embargo, solo están atendidas 898.243 personas, mientras que 319.112 permanecen en la lista de espera. Una clasificación en la que no solo se encuentran las personas que más tarde se han incorporado al derecho de atención (grado I), sino que hay un importante número de personas con grados II y III (gran dependencia y dependencia severa) "cuyo número se mantiene casi invariable". El Observatorio calcula que hay unos 120.000 grandes dependientes que continúan sin ser atendidos.

Desde julio de 2015, cuando se amplió la atención a las personas con menos grado de dependencia, el número total de personas ha aumentado en algo más de 160.000, con un crecimiento neto del 21%. Un aumento de personas que ha provocado que la lista de espera actual sea la segunda más alta desde hace diez años. Sin embargo, esta apertura a los dependientes de grado I no ha ido acompañada de más financiación, según el informe. Desde hace dos años, la aportación del Gobierno no ha variado "a pesar de las exigencias de los partidos" que negociaron la aprobación de los Presupuestos. Cada región recibe 44,33 euros al mes por cada dependiente de grado I atendido, 82,84 euros por los de grado II y 177,86 por los de grado III. "De seguir así las cosas, se tardaría entre cuatro y cinco años en acabar con las listas de espera", argumenta el estudio, que alerta de las personas fallecidas mientras espera la llegada de la ayuda.

El informe elaborado por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales destaca que la Comisión para el análisis del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) reconocía que el año pasado fallecieron unas 40.000 personas sin que llegaran a beneficiarse de las prestaciones y servicios oportunos. Según el Observatorio, este año ya pueden haber fallecido cerca de 18.000 en el primer semestre. Por otra parte, el empleo directo vinculado al SAAD se mantiene alrededor de los 200.000 puestos de trabajo. Y el número de empleos por millón de euros invertidos ha bajado de los 35 del año pasado a los 34 en los primeros seis meses de 2017. "Es otra consecuencia de las atenciones de bajo coste y del regreso de la prestación económica por cuidados en el entorno familiar", señala el estudio.

Fotos

Vídeos