Oftalvist Valencia

Degeneración macular o DMAE: qué es y cómo tratarla

degeneracion macular
doctor Roberto Gallego, oftalmólogo especialista en la Unidad de Retina y Mácula
Cerca de 25 millones de personas sufren en todo el mundo esta enfermedad asociada a la edad y a la que se suma cada año más de medio millón de nuevos afectados
SUPLEMENTOSValencia

La degeneración macular es la principal causa de ceguera irreversible en personas mayores de 50 años en España. Desde esa edad existe un incremento exponencial del porcentaje de gente afectada y, a partir de los 65 años, una de cinco personas sufre algún síntoma de la degeneración macular asociada a la edad o DMAE, una enfermedad que, a partir de los 85 años, acompaña a la mitad de la población española, según distintos estudios epidemiológicos elaborados en los últimos años.

«Cerca de 25 millones de personas sufren degeneración macular asociada a la edad en todo el mundo, y se suman 500.000 afectados cada año; la prevalencia de esta patología tan desconocida es brutal», se muestra tajante el doctor Roberto Gallego, oftalmólogo especialista en la Unidad de Retina y Mácula de la clínica oftalmológica Oftalvist Valencia. «Si todos cumpliéramos 100 años, todos tendríamos DMAE», explica el doctor Gallego, autor de más de 175 artículos científicos en revistas de todo el mundo y con una frenética actividad investigadora. Se trata de una enfermedad asociada a la edad que afecta a la mácula, la zona que más impacto recibe de la luz solar desde que nacemos y, al tratarse de una enfermedad degenerativa de la zona central de la retina, provoca un deterioro progresivo de las células y del epitelio pigmentario de la retina. Cuando esto sucede, explica el doctor Gallego, «se pierde la visión central en 20 o 30 grados y el grado de incapacitación es muy grande», pudiendo suponer una pérdida total de independencia.

Existen dos tipologías de degeneración macular, la seca y la húmeda. La primera es la forma más frecuente y se caracteriza por una progresión lenta pero constante a lo largo de los años hasta conducir a la pérdida de visión central. La segunda es la forma más grave de esta patología y se inicia con alteraciones en la visión por hemorragias y acúmulo de líquido en la mácula causados por formaciones de vasos sanguíneos que crecen debajo de la mácula. Este proceso lleva a la formación de cicatrices y en ocasiones a la pérdida severa de la visión central en ausencia de tratamiento. «Cuando tienes la forma húmeda de DMAE, entras en un rango de ceguera legal en menos de un año», advierte el doctor Gallego. Para las formas atróficas o secas no hay tratamiento, pero es importante evaluar el tipo de atrofia de drusas –depósitos de materiales residuales localizados en la retina- asociadas a ella para identificar el riesgo de progresión de la enfermedad. Para ralentizar su progresión, actualmente se realizan «ensayos clínicos con distintos medicamentos y resultados inciertos por el momento», señala el doctor Gallego, para quien es recomendable « una dieta saludable y ocasionalmente la toma de complejos vitamínicos específicos que, según algunos estudios, ralentizan la progresión de laenfermedad».

Tratamiento efectivo

Para la patología húmeda existe, según el oftalmólogo especialista de la clínica Oftalvist Valencia, un tratamiento «muy efectivo» y que consiste en la correcta administración de los medicamentos antiangiogénicos inyectados en el interior del ojo. Un procedimiento que permite evitar la ceguera en más del 95% de casos y recuperar visión en uno de cada tres pacientes, gracias a la aplicación del seguimiento y tratamiento apropiado. «Se necesita, al menos, siete inyeccionesdurante el primer año y, al menos, cinco inyecciones durante el segundo; las inyecciones deben iniciarse de manera inmediata, tras el diagnóstico, y el seguimiento debe hacerse mensual adaptado a cada pacientes», detalla el doctor Gallego.

La degeneración macular no se puede prevenir, puesto que va unida al envejecimiento. Sin embargo, se ha observado que afecta más a personas fumadoras, con ojos claros y a aquellas que sufren una exposición prolongada a la luz solar, aunque hay más factores implicados como el perfil genético. Se trata además de una enfermedad con cierto carácter vascular, por lo que influye sufrir hipercolesterolemia, hipertensión arterial o cualquier problema de circulación, un aspecto a tener en cuenta porque, tal y como recuerda el doctor Gallego, «el ojo es el órgano más vascularizado que hay en el organismo». Por todo ello, los especialistas recomiendan una dieta equilibrada y cardiosaludable, ejercicio físico moderado, dejar el tabaco, protegerse los ojos del sol y someterse a revisiones oculares periódicas a partir de los 50 años.

En este sentido, uno de los principales problemas con los que se encuentran los especialistas es que los signos y síntomas de la degeneración macular no son conocidos en nuestra sociedad, pero sí son detectables desde el primer momento con exploraciones de fondo de ojo y mediante exámenes de tomografía de coherencia óptica interpretada por especialistas. «No se puede prevenir pero se puede modificar el riesgo y la progresión de la enfermedad, para lo que es fundamental la detección precoz y que el especialista analice cada caso de forma individualizada y planifique, en el caso de la DMAE húmeda, el tratamiento más conveniente para conseguir evitar la ceguera», recuerda el doctor Gallego.

Comprometidos con la investigación

En esta línea, Oftalvist Valencia será el único centro privado de España en participar este año en un prestigioso proyecto internacional conocido como Fight Retinal Blindness, en el que también se encuentran los principales hospitales del mundo. «Se trata de un registro de pacientes en tratamiento con inyecciones intravítreas para DMAE, que busca obtener información sobre cómo funcionan y cómo se administran, y compartir los resultados en todos los países del mundo para valorar cómo se puede mejorar y optimizar ese tratamiento realizado con un sistema que garantiza la anonimidad de los pacientes», destaca el doctor Gallego.

Fotos

Vídeos