Comportamientos sexuales de alto riesgo: 'mamading', 'barebacking' y otras prácticas peligrosas

Comportamientos sexuales de alto riesgo: 'mamading', 'barebacking' y otras prácticas peligrosas

Ponen en riesgo la salud o integridad física de las personas que los realizan, ya sea por daños físicos, posibilidad de contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS) o embarazos no planificados

C. BENLLOCH

Se consideran prácticas o comportamientos sexuales de alto riesgo aquellos que ponen en riesgo la salud o integridad física de las personas que los realizan, ya sea por posibilidad de contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS) o embarazos no planificados, entre otros. Los grupos de riesgo son los adolescentes y los adultos jóvenes. Ejemplos de estas prácticas pueden ser la 'ruleta sexual', el 'sexo a pelo' -también conocido como 'barebacking'-, el 'mamading' o el 'stealthing', aunque en general pueden considerarse dentro de este grupo cualquier relación sexual en la que se practique el sexo sin protección, siempre que no se trata de una pareja (relación monógama) en la que se conozcan las condiciones de salud de la otra persona con seguridad.

Practicar el sexo sin preservativo puede ser arriesgado, y pese al bombardeo de mensajes de alerta emitidos por los gobiernos, todavía hay jóvenes y adultos que parecen a veces olvidar que un embarazo no deseado o una ETS se encuentran entre los múltiples problemas que puede ocasionar el sexo sin protección.

Estos comportamientos sexuales peligrosos se ven potenciados por el abuso de alcohol, la banalización de las relaciones o las presiones de grupo, sobre todo en adolescentes.

'Ruleta rusa sexual' o 'muelle'

Los medios de comunicación se han hecho eco en diversas ocasiones, sobre todo a principios de este 2017, de este juego que se puso de moda entre los jóvenes. Se practica acompañado de alcohol, y consiste en que un grupo de chicos se sienten, con los calzoncillos bajados, y un grupo de chicas se sitúan sobre ellos, pasando de uno a otro en fila mientras practican coitos de unos 30 segundos. Cuando la ronda termina se comienza de nuevo, pierde el primero en eyacular y gana quien más aguanta.

Aunque también se le conoce como 'muelle', a este juego se le calificó como 'ruleta rusa sexual' debido a que es una potencial vía de contagio de enfermedades venéreas y de embarazos no deseados, ya que se suele practicar sin condón. E incluso en los casos en los que se utiliza, cada chica entra en contacto con fluidos femeninos de las demás, por lo que solo estarán protegidas contra embarazos no deseados pero no contra la transmisión de venéreas.

'Mamading'

Otra de las manifestaciones de este tipo de prácticas de algo riesgo, y del que también se hicieron eco los medios de comunicación, es el conocido como 'mamading'. Las felaciones colectivas llevadas a cabo por turistas en las discotecas de Mallorca a cambio de copas gratis fue el caso más sonado. Como en el caso anterior, y pese a que muchas chicas piensan que "como no hay penetración, no hay riesgo", lo cierto es que el peligro está ahí: gonorrea, herpes, o clamidia, entre otros.

El sexo 'a pelo'

Del inglés 'barebacking', generalmente traducido como sexo 'a pelo', es como su nombre indica la práctica sexual sin condón. El término proviene del mundo ecuestre, puesto que 'barebacking' significa "montar en caballo sin silla" o simplemente "montar a pelo". Aunque el término se originó en la comunidad gay para describir actos sexuales sin preservativo, especialmente sexo anal, actualmente se ha expandido y se utiliza para describir cualquier acto sexual con penetración en el que no se emplee preservativo.

'Stealthing'

Considerada por algunos expertos como casos de agresión sexual, esta peligrosa práctica consiste en que el hombre se quite el condón sin que la mujer se entere y sin haberlo acordado, mientras mantienen una relación sexual. El término proviene del inglés "stealth", que significa "realizar una acción o movimiento con cautela y subrepticia". Se conoce como 'Stealthing', que quiere decir "en sigilo" o "secretamente", por el hecho de la "broma" sea que la mujer no se entere de lo que ocurre. Algunos expertos lo califican de agresión sexual, puesto que una de las partes no está consintiendo todo lo que ocurre.

Fotos

Vídeos