Hospital Quirónsalud Valencia

La cirugía bariátrica o metabólica en Valencia, una puerta a la esperanza para la diabetes y la obesidad

La cirugía bariátrica o metabólica en Valencia, una puerta a la esperanza para la diabetes y la obesidad
Diabéticos con obesidad severa que no responden al tratamiento médico tienen en la cirugía bariátrica una oportunidad de ganar en calidad de vida
SUPLEMENTOSValencia

Alrededor de 11 millones de españoles son obesos, lo que supone más del 28% de la población. El 13,8% de los españoles mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2. Dos datos muy preocupantes, teniendo en cuenta la estrecha relación que existe entre diabetes y obesidad, que conlleva también otras enfermedades asociadas como la diabetes, la hipertensión, la apnea del sueño, la esteatosis del hígado graso o el aumento entre cuatro y doce veces más de las posibilidades de padecer distintos tipos de cáncer pueden minar la calidad de vida e incluso acortarla. Por ello, la oportunidad que ofrece a estas personas la cirugía metabólica supone una nueva puerta a la esperanza.

Según un estudio publicado por la Sociedad Europea de Diabetes, 5,3 millones de españoles sufren de diabetes tipo 2, enfermedad que tiene en el sobrepeso y la obesidad el principal factor de riesgo. De hecho, se trata de una relación tan estrecha que la Organización Mundial de la Salud ya habla de ellas como «epidemias del siglo XXI» y se ha acuñado el término «diabesidad» para hablar de la relación entre ambas patologías. Ante ello, los avances que la comunidad médica ha realizado en cirugía bariátrica o metabólica permiten dar una segunda oportunidad a personas con obesidad severa y un índice de masa corporal medio pero que no logran alcanzar los niveles deseados de azúcar en sangre a pesar de llevar un tratamiento médico correcto.

Hasta hace unos años, intervenciones como el bypass gástrico o la gastrectomía tubular se reservaban a pacientes con un alto índice de masa corporal –resultante de dividir el peso del paciente en kilogramos por el cuadrado de su talla en metros–, pero tal y como explica el doctor Carlos Sala, jefe la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Valencia, ahora se recomiendan a «pacientes con un índice de masa corporal superior a 30 y que tengan, por ejemplo, una diabetes mal controlada, a pesar de tener un tratamiento optimizado pero al que no responden bien». Los beneficios son notables: el 80% de los diabéticos dejan de serlo, mientras que el 20% restante mejora sustancialmente, además de conseguirse en la mayoría de los casos una pérdida de más del 70% del exceso de peso que sufrían antes de la operación, llegando en muchos casos a conseguir el peso ideal.

La cirugía bariátrica y metabólica consigue prolongar la vida de los pacientes con obesidad en diez años, mejorando notablemente su calidad de vida. Sin embargo, solo un 5% de las personas que sufren obesidad en España se decide a pasar por el quirófano. La falta de información y el desconocimiento de las técnicas actuales, mucho menos invasivas que hace unos años, suponen el principal freno. «Con la cirugía laparoscópica, la estancia del paciente en el hospital es ahora de 48 horas, se minimizan mucho las complicaciones, el riesgo es muy bajo, el paciente no tiene dolor y puede incorporarse laboralmente en alrededor de una semana», detalla el doctor Sala.

Doctor Carlos Sala Palau

Coordinador de la Unidad de Obesidad y especialista en Cirugía Metabólica y de la Obesidad de Quirónsalud Valencia, el doctor Sala ha realizado más de 5.000 intervenciones en el área de la cirugía general y del aparato digestivo, 1.000 de ellas en el campo de la cirugía de la obesidad y de enfermedades asociadas como la diabetes tipo 2, con unas tasas de éxito del 100% en la pérdida de peso de sus pacientes. Autor de más de 30 artículos científicos en revistas nacionales e internacionales y de 100 comunicaciones y ponencias. Ha sido ganador del Premio de la Sociedad Valenciana de Cirugía en 1995 al mejor trabajo original sobre investigación clínica, del Premio Nacional de la Asociación Española de Cirujanos al mejor trabajo original publicado en 1998 y completado su formación en diferentes hospitales extranjeros. El doctor es miembro activo de diferentes Sociedades Científicas de Cirugía General y Digestiva y de Cirugía Endocrina y de la Obesidad tanto nacionales como internacionales.

Aumento de la calidad de vida

Pese haber descendido en los últimos años, la diabetes todavía es causa del 8-9% de las muertes en España. La calidad de vida de los pacientes también se ve mermada: el 16% de la de las personas ciegas en España, lo son a causa de la diabetes, que también está detrás de siete de cada diez amputaciones no traumáticas, tal y como advierte la Federación de Diabéticos Españoles. Los resultados de la cirugía metabólica muestran la disminución y hasta la desaparición de la necesidad de medicación para la diabetes, dependiendo del tipo de paciente y de cómo se presente la enfermedad. Se reduce además el riesgo cardiovascular del paciente, los valores de lípidos en sangre y la necesidad de medicación antihipertensiva. No se trata de una cirugía estética sino de cirugía de la salud, indican los expertos.

Enfermedades asociadas a la obesidad como la diabetes o la hipertensión van mermando poco a poco la calidad de vida y el cambio tras la operación es radical. Por ello, el doctor Sala reivindica la figura de la psicóloga que forma parte del equipo multidisciplinar que dirige en Quironsalud Valencia y que no incluyen otros centros hospitalarios, ya que «es fundamental que el paciente se adapte a los cambios que están produciéndose en su cuerpo, en su forma de comer o en su forma de ver la comida».

Pese a que el paciente pueda identificar el proceso como complejo o arriesgado, los avances en este tipo de cirugía bariátrica y la atención de los equipos multidisciplinares convierten estas intervenciones en operaciones con un riesgo mínimo y con unos resultados enormemente satisfactorios. Con la cirugía es mucho más fácil minimizar los efectos de la diabetes, pero para ello es necesario cambiar hábitos y realizar un seguimiento para ver cómo responde el paciente, su dieta, qué cantidad come, cómo está de nutrido el paciente, cómo van las analíticas o el apoyo psicológico que necesita. Y es que tan importante como la cirugía es el trabajo de seguimiento posterior a ella, advierten los expertos.

Fotos

Vídeos