Las Provincias

La mayoría de las mastectomizadas debe esperar más de dos años para una reconstrucción

Solo el 20% de las mastectomizadas en España solicitan una reconstrucción frente al 50% de Europa.
Solo el 20% de las mastectomizadas en España solicitan una reconstrucción frente al 50% de Europa. / Archivo
  • Los cirujanos plásticos consideran que el motivo fundamental es la falta de especialistas, de los que carecen el 75% de los hospitales públicos

  • Los mayores retrasos se dan en Andalucía y Extremadura, con esperas de hasta tres y cinco años

Al drama personal que supone la extirpación parcial o total de los pechos, por el que pasa un 64% de las 25.000 mujeres a las que cada año se les diagnostica en España un cáncer de mama, se une en este país la falta de medios en la sanidad pública para dar una respuesta eficaz y pronta a las afectadas que demandan que se les practique a posteriori una reconstrucción.

La mayoría de las españolas que piden una reconstrucción de sus senos tras una mastectomía se ven obligadas a esperar de media más de dos años para que la sanidad pública les realice esta intervención, según las conclusiones del primer estudio nacional de estas listas de espera realizado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Reparadora. El resultado, que los especialistas califican de "inaceptable", supone un daño tanto a la recuperación física como psicológica de la paciente, según el mismo informe.

De las aproximadamente 4.500 mastectomizadas que cada año demandan una reconstrucción, unas 2.600, el 57%, no logra que la intervención sea simultánea o inmediatamente posterior a la extirpación -considerado deseable y posible en la mayoría de los casos, según los especialistas- y se ven atrapadas en un parón sanitario que, según las comunidades autónomas, donde se dan variaciones muy sustanciales, les obliga a esperar desde unos pocos meses a cinco años.

El estudio detecta que las carencias más escandosas se producen en los hospitales andaluces, con una media de esperas de entre dos y cinco años, y en los extremeños, con retrasos de al menos tres años. Entre las comunidades con listas más ágiles estan Madrid (con medias de 1 a 6 meses), Navarra (seis meses), País Vasco (tres a seis meses), Asturias (dos meses), o Cantabria (seis meses).

Los autores del estudio no tienen duda alguna de que la razón fundamental de estos retrasos se debe, fundamentalmente, a la falta de medios. Solo el 25% de los 451 hospitales públicos cuenta con algún cirujano plástico en su plantilla, por lo que los otros 300 o no realizan estas intervenciones o las ponen en manos de ginecólogos o cirujanos generales, lo que genera largas esperas e "incrementa el riesgo de complicaciones y de resultados de baja calidad", según los autores.

Solicitud de cirugía reconstructiva

Los cirujanos plásticos destacan otro dato llamativo. Solo el 20% de las 16.000 mujeres mastectomizadas cada año en España solicitan una cirugía reconstructiva frente al 50% o más que, dicen, lo hacen en la mayoría de los países europeos desarrollados. Están convencidos, aseguraron, que la razón fundamental de este desfase es la falta de información adecuada a la paciente, a quien creen que muchas veces no se le explican sus opciones debido a la ausencia de compañeros suyos en muchos hospitales, y los retrasos, que las desincentivan.

Esta escasez de especialistas también entienden que está detras del hecho de que solo en el 20% de las reconstrucciones se utilice la que creen que es la técnica más natural y eficaz, que evita posteriores operaciones, "la reconstrucción microquirúrgica de las mamas con tejido abdominal de la propia paciente", que preserva el músculo pectoral y hace innecesario el uso de prótesis. Solo se hacen 1.000 intervenciones de este tipo en hospitales públicos españoles al año, y la razón, insisten, es la falta de cirujanos plásticos, los únicos formados para llevarla a cabo.

Las conclusiones del estudio son que para que la reconstrucción mamaria en la sanidad pública española no se convierta en un segundo drama para las mastectomizadas hacen falta al menos 300 cirujanos plásticos más las plantillas de los hospitales, que estos profesionales sean los únicos en realizar estas operaciones, y que la norma de los centros sea la reconstrucción inmediata de los senos, a poder ser en el mismo acto quirúrgico en el que se produce la extirpación.