Las Provincias

Continúa en estado crítico la enfermera británica con ébola

La enfermera británica Pauline Cafferkey.
La enfermera británica Pauline Cafferkey. / Efe
  • EE UU espera la llegada de un auxiliar de enfermería procedente de Sierra Leona que será puesto en observación tras estar expuesto al virus

La enfermera británica infectada por el virus del Ébola continúa en estado crítico este domingo, mientras que en Estados Unidos, un auxiliar de enfermería será puesto en observación tras regresar a lo largo de esta tarde de Sierra Leona, donde se han detectado nuevos focos de contagio.

El Hospital Royal Free de Londres donde la enfermera se encuentra aislada desde el pasado martes, anunció este sábado que Pauline Cafferkey, de 39 años, se encontraba en estado crítico. "Su estado se ha degradado mucho en los últimos dos días", explicó el hospital.

El ministro de Sanidad británico, Jeremy Hunt, aseguró que estaba recibiendo los mejores cuidados, mientras que el primer ministro David Cameron dijo en Twitter que su "pensamiento y rezos" se encontraban con la enferma.

La paciente había aceptado en los últimos días recibir un tratamiento antiviral experimental y plasma sanguíneo extraído a una persona que superó previamente la enfermedad, con la esperanza de que los anticuerpos presentes en el mismo la ayuden a combatir el virus.

Para el profesor Hugh Pennington, experto en microbiología, a partir de ahora la enfermera, que trabajaba en Sierra Leona para la organización Save the Children, solo podrá contar con la suerte para sobrevivir. "El plasma es probablemente su mejor esperanza de tratamiento", ha considerado.

Cafferkey es la segunda persona que recibe tratamiento contra el ébola en el Reino Unido, después de que el enfermero voluntario William Pooley fuera internado y se recuperara satisfactoriamente en el mismo hospital, tras lo cual decidió volver a Sierra Leona. La enfermera dio positivo el lunes en Glasgow, en Escocia, a su regreso de una misión en Sierra Leona.

Nuevo caso en EE UU

Por otro lado, un auxiliar de enfermería estadounidense que trabajó en el mismo país africano, donde estuvo expuesto al virus, será puesto en observación este domingo en un hospital de Nebraska, en el centro de Estados Unidos. El empleado, cuya identidad no ha sido difundida, llegará en avión al centro, donde será examinado, y eventualmente sometido a tratamiento.

"El paciente estuvo expuesto al virus, pero no está enfermo ni es contagioso", declaró el doctor Phil Smith, director médico de la unidad especializada del Nebraska Medical Center.

El Nebraska Medical Center, especialmente equipado para tratar a los afectados por el virus, ya ha tenido otros tres pacientes contagiados. Dos sobrevivieron, mientras que el tercero, un médico sierraleonés residente en EE UU que trabajaba en Freetown, falleció en noviembre. "Vamos a tomar todas las precauciones necesarias. El paciente será puesto en observación en la misma habitación que la utilizada para los tres primeros pacientes y será controlado con atención para ver si la enfermedad se desarrolla", indicó.