El robo de datos bancarios se dispara en internet

Se recomienda revisar muy a menudo la cuenta bancaria./LP
Se recomienda revisar muy a menudo la cuenta bancaria. / LP

Fiscalía detecta un aumento de las denuncias por cargos ilegales en cuentas pero sólo hay 15 condenas al año por clonar tarjetas

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Una aplicación de Facebook o de móvil que nos pide acceso a las fotos de nuestro equipo. El empleado de un comercio que se disculpa al intentar pasar nuestra tarjeta por un lector ante nosotros, no funcionar y decir que va a la trastienda a usar otro terminal. Un mail que nos ofrece participar en una encuesta, rellenando algunos datos personales para entrar en el sorteo del nuevo y flamante iPhone X. La mil veces denunciada pero aún utilizada y peligrosa táctica de colocar una cámara y un lector falso en el cajero automático y peinar nuestra tarjeta. Mil y una estratagemas con un mismo fin: suplantar nuestra identidad, lograr los secretos digitales de nuestra cuenta bancaria y desplumarnos, o pegarle un buen bocado a nuestros ahorros, a través de la clonación de una tarjeta de crédito y la posterior compra ilegal en comercios físicos o por internet.

«No dejan de crecer los casos, más por obtención de datos en internet que a través de cajeros» Jefe de delitos tecnológicos | jefatura de policia de valencia

Aún al calor del pegajoso 'black friday' y de cara a la vorágine de compras navideñas, conviene tener presente un dato: las estafas relacionadas con clonación de tarjetas bancarias y su uso (sobre todo) para transacciones por internet siguen disparadas. Lo confirman a LAS PROVINCIAS las Fuerzas de Seguridad y la Fiscalía. «No dejan de crecer, va a más, principalmente por la obtención de datos bancarios a través de la red, la principal práctica hoy en día por encima de la clonación en cajeros automáticos», explica el jefe de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de la Comunitat Valenciana. Idéntica apreciación en la Fiscalía de Valencia «Hemos observado un ligero aumento en la clonación de tarjetas, sobre todo en su utilización en las compras a través de internet. Cada día llegan más denuncias que tienen como contenido cargos que aparecen en los extractos bancarios de los denunciantes que reflejan operaciones que no han sido realizadas por sus titulares», señala José Francisco Ortiz, fiscal delegado de Criminalidad Informática.

Consejos al comprar en comercios

1
No perder de vista jamás la tarjeta de crédito al pagar. En restaurantes, exigir abonar la cuenta con ella en la mesa y observar el datáfono por si oculta algún lector pirata.
2
Exigir que te pidan el DNI o insertar el PIN. Muchos comercios o sistemas de pago no lo hacen por defecto del establecimiento y reclamarlo puede instaurar la costumbre.
3
Consultar a menudo la cuenta bancaria y el saldo, mejor vacuna para evitar saqueos al detectar rápido movimientos sospechosos.
4
Ojo al cambiazo de tarjeta: no es usual en España, pero en Sudamérica
5
Tapar el teclado también en las tiendas; ocultar la marcación del PIN es costumbre extendida en cajeros, para evitar clonaciones, pero no tanto en comercios; una simple cámara en el techo puede grabar nuestra clave.

Se duplican los procesados

Ninguno de ellos cuantifica exactamente el número de casos que se producen cada año. Jefatura y Fiscalía catalogan estos delitos en el epígrafe común de 'estafas', pero acceder al capítulo de clonaciones, 'phising' (robo de datos confidenciales personales a través de correos electrónicos), 'pharming' (pinchar un enlace 'trampa' en mails y acabar en una página clonada de banco o similar) u otras modalidades delictivas es un auténtico galimatías estadístico para los medios de comunicación.

«Por la gran cantidad de delitos que se producen, es muy difícil investigar todos los que se perpetran» josé francisco ortiz | fiscal de criminalidad informática

Sí hay un baremo de datos que permiten atestiguar dicho incremento de tarjetas pirateadas y estafas posteriores. El Instituto Nacional de Estadística señala cómo el año pasado se condenó a 15 personas en la Comunitat por el delito de falsificación de tarjeta de crédito. En 2015, la cifra fue de ocho condenados y de seis en 2013, lo que sostiene la dinámica ascendente (con el pico de 12 expedientes en 2014). Mientras, la tendencia que señala en INE en toda España es claramente descendente: de 150 condenados en 2013 a 89 el año pasado.

Consejos al comprar en internet

1
Introducir número de la tarjeta sólo en páginas conocidas, jamás en las que tengan dudosa fiabilidad. Contemplar los códigos de seguridad de las páginas: el candado de conexión segura y la letra S tras el http. El color verde del navegador indica una web fiable; el rojo, peligro.
2
Evitar entrar en webs a través de enlaces que nos lleguen por mail y hacerlo preferentemente introduciendo la url en el navegador, lo que impide ser reconducidos a una 'web-fantasma' que simule la home real.
3
Utilizar tarjetas pre-pago, sobre todo en plataformas intermedias de pago, comunicando al banco que permita un pago máximo y deniegue a partir de esa cifra.
4
Exigir al banco el envío de un SMS de confirmación cuando se realicen operaciones de un cierto valor, para introducir el código de seguridad que se envía al teléfono móvil.
5
No responder a correos del banco que nos pidan el envio de claves bancarias; las entidades financieras jamás se dirigen a los clientes para pedir contraseñas.

La estadística, frente a los cientos de casos que pueden darse cada año en la Comunitat, subraya la enorme impunidad que existe en la comisión de estos delitos. La precaución de los ciudadanos al utilizar sus tarjetas (con consejos como los que se desgranan en la parte superior de esta páginas se convierte en la mejor arma contra estos asaltos 2.0. «Por la gran cantidad de delitos que se producen es muy difícil investigar todos lo que se perpetran. El hecho de que en muchas ocasiones resulta necesario practicar diligencias en el extranjero dificulta y dilata mucho la investigación. Y luego está la falta de colaboración de algunos países extranjeros», reconoce con severa sinceridad el fiscal Ortiz.

El bazar ilegal que también es internet supone un paraíso para los bucaneros de las tarjetas de crédito. «Se venden numeraciones de cuentas bancarias con las que luego se puede operar ilícitamente en la red para realizar transacciones. Detectar estos foros es muy complejo», reconoce el responsable policial. La complicidad de empleados de tiendas que ocultan lectores bajo los legales, con los que clonan tarjetas para mafias, es otra de las vías de engaño de los delincuentes.

Han aumentado las estafas por clonación de tarjetas.
Han aumentado las estafas por clonación de tarjetas. / LP

Golpes policiales

A pesar de las dificultades de combatir contra una delincuencia dispersa en otros países y casi 'virtual' en la telaraña de internet, los golpes policiales a esta delincuencia han sido notables. Uno de los más severos llegó este verano. La Policía Nacional detuvo a 26 personas que presuntamente estafaron 300.000 euros a bancos mediante el conocido como fraude por devoluciones. El grupo actuaba contratando terminales de punto de venta o datáfonos con documentación falsa para una sociedad mercantil o comercio y usaban sus propias tarjetas o tarjetas falsas simulando la venta de servicios o productos. El operativo se desató tras la denuncia de un banco de Valencia.

«La ley contempla hasta ocho años de cárcel por clonar tarjetas y tres por una estafa» código penal | así se castigan los delitos

La ley es severa con esta delincuencia. Hasta con ocho años de cárcel se castiga la clonación de tarjetas. El delito de estafa oscila desde los seis meses a los tres años de prisión. «Y se han producido importantes reformas legislativas que han permitido avanzar en la investigación de esta clase de delitos», subraya el fiscal de Criminalidad Informática. José Francisco Ortiz destaca que la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal ha introducido nuevas figuras para combatir este delito. Por ejemplo, la capacidad de registrar dispositivos de almacenamiento masivo de datos o lo que se denomina 'registro remoto' de equipos informáticos, armas en el pulso diario de las Fuerzas de Seguridad contra los piratas 2.0.

«Di permisos a una app en mi móvil y por ahí me clonaron» Elisa | Estafa con 3.000 euros por internet

«Al principio te pedían el DNI, el PIN e incluso que firmaras el ticket de compra. Ahora, con la tarjeta 'contactless', a veces cuando es algo de importe pequeño, con acercarla al lector, y que la detecta, ya te vas tan campante». Elisa habla con rabia, con impotencia y con la sensación de que la velocidad de nuestros tiempos y el consumismo deja hoy en día a los ciudadanos más desvalidos. La joven valenciana de 22 años se refiere así a la laxa exigencia de medidas de seguridad, a la que también se refieren responsables policiales, en comercios y que hacen el trabajo más sencillo a los delincuentes y mafias de clonación de tarjetas.

A Elisa le duelen los 3.000 euros que le dejaron su cuenta bancaria de estudiante de la Universitat Jaume I literalmente tiritando. Esa fue la cantidad que voló de su libreta de ahorros después de que, según las sospechas de la Guardia Civil, cuerpo ante el que presentó la denuncia en un municipio del norte de Valencia, accedieran a los datos de su banco «a través de mi smartphone». Una app que la víctima se descargó en su móvil fue la puerta por la que entraron los asaltantes. «Le di permisos para lo que pensaba que era sólo la cámara, micrófono y archivos visuales, pero por ahí parece que llegaron a mis claves», lamenta la joven.

La víctima fue sufriendo el saqueo «en compras pequeñas, usando una tarjeta de contacto» sin que se detectara en ninguna tienda. El remedio es el consejo policial: consultar muy a menudo la cuenta en busca de movimientos extraños.

Más

Fotos

Vídeos