Recetas y claves para sacar partido a las sobras de la comida

Recetas y claves para sacar partido a las sobras de la comida
Fotolia

Si eres de los que acumula alimentos en la nevera o te sabe mal tirarlos a la basura te presentamos algunos trucos para evitarlo

NEREA GILValencia

Tener la nevera llena cada día y poder obtener grandes cantidades de comida de forma fácil y económica hace que, la mayoría de veces, se acabe desaprovechando. En estos casos, suelen ser alimentos que, antes de ser cocinados, caducan o, en otras ocasiones, es comida preparada o que ha sobrado y, normalmente, acaba en el interior de un cubo de basura.

En Europa, cada año se tiran 222 toneladas de comida, lo mismo que se produce en la África subsahariana en este período de tiempo. Es necesario, por tanto, encontrar una manera de evitarlo. Por eso, te presentamos algunos trucos y recetas que pueden ayudar a aprovechar la comida y, al mismo tiempo, ahorrar económicamente disminuyendo el dinero que se invierte haciendo la compra.

Ideas para aprovechar los restos de la comida

En primer lugar, es relevante planear las comidas y las compras. Antes de salir, revisar la nevera puede ayudar a no comprar más de lo necesario. En este sentido, hacer la lista de la compra también puede ayudar a recordar lo que hay que comprar y no caer en las ofertas comerciales.

Por otro lado, saber cómo y dónde conservar los alimentos y prestar atención a las fechas de las etiquetas reduce las posibilidades de que estos acaben en la basura.

Por último, es importante no olvidar aprovechar las sobras. A pesar de que las cantidades sean pequeñas, hay que tenerlas en cuenta durante la semana a la hora de preparar el menú de la comida o de la cena.

Recetas con sobras de otra comida

Con los restos de una lata de atún, verduras hervidas, legumbres cocidas, o incluso de un poco de jamón, una opción es hacer una especie de tortilla, una «tortilla de cosas».

En el caso de que la cantidad de verduras sea pequeña, otra posibilidad es hacer un salteado para acompañarlo, por ejemplo, de carne o pescado. También se puede añadir a un caldo o batirlo y convertirlo en una crema.

Para finalizar, si existe poca cantidad pero muchas sobras diferentes, como es el caso de un trozo de pescado o unos cuantos macarrones, una opción es batirlo todo, añadir uno o dos huevos, poner la masa en un molde y hornearlo. Así, convertimos todos los restos en un peculiar pastel salado.

Fotos

Vídeos