El plan de... Màxim Huerta

El periodista se queda en la Costa Blanca para disfrutar del mar. El faro de l'Albir, Altea y Guadalest son sus lugares fetiche

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

El escritor y periodista valenciano Màxim Huerta sabe mucho de viajes. Realizó hace escasos meses un programa de estas características para Televisión Española. Aunque, en este caso, eran destinos de película. Para disfrutar del ocio y la naturaleza prefiere elegir la Comunitat. El autor, confiesa, propone lo que para él es un lugar fetiche: la Costa Blanca.

Huerta recomienda pasar un fin de semana en el litoral para descansar, pasear e, incluso, comprar. Lo primero que destaca es el paseo hasta el faro de l'Albir. «Es una caminata de unos dos kilómetros que te permite ver la bahía. Es un lugar muy cinematográfico, ya que inspiró, por ejemplo, la primera película de Juan Luis Iborra 'Tiempo de azúcar'», asevera.

Después, aconseja visitar el paseo de las estrellas. También,tras el recorrido, insta a sentarse en la terraza del restaurante Goa en Altea. «Son encantadores, tiene una vista espectacular y es un local muy mediterráneo», cuenta. «Para finalizar, nada mejor que un baño en la playa, para disfrutar de ese azul tan característico», narra. ¿Y para comer? «Los estupendos pescados del restaurante Enrique», afirma.

«El casco viejo de Altea te permite callejear, ver tiendas y tomar un cóctel en la plaza»

Ya por la tarde, se decanta por callejear por el casco antiguo de la localidad alicantina y disfrutar de sus establecimientos. «Una opción puede ser tomar un cóctel en la plaza después de ver tiendas», asegura. Además, nos descubre uno de sus sitios favoritos: Casa Mediterrania. «Es un establecimiento donde siempre compro cuencos, objetos hechos con conchas y cerámica. Es todo, como su nombre indica, muy mediterráneo», dice.

Para la cena, el periodista valenciano también lo tiene claro. «Tras pasear, lo mejor es cenar en El Negro de Altea. Tiene unas vistas increíbles. Yo recomiendo una mesita al lado de la barandilla», apostilla.

Para dormir, Màxim Huerta se decanta por la más absoluta modernidad. Y cambia de escenario. Recomienda el hotel Vivood, en la localidad de Guadalest. «Es un sitio estupendo. Son como unos cubos en mitad de la naturaleza que tienen cierto aire nórdico. Son espectaculares», describe. Su plan pasa por disfrutar del resto del día en este enclave.«Amanecería allí y, después, a disfrutar del entorno», invita.

A la costa alicantina, Màxim Huerta le tiene mucho cariño. «Mi familia vive en Benidorm. Y simpre he visitado esta zona. Es un lugar ideal para descubrir», confiesa.

Fotos

Vídeos