El peor momento de Facebook

El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, en la sede de la compañía./REUTERS
El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, en la sede de la compañía. / REUTERS

La credibilidad de la red social, en entredicho por problemas como las 'fake news'

ARANTXA HERRANZMadrid

Pese a que se puede definir a Facebook como una compañía que domina los medios, nunca ha querido ser clasificada como una compañía de medios. Pero la polémica de las 'fake news', su propagación en la red social, el uso de la misma como vía de expansión de estas noticias falsas y el progresivo envejecimiento de su población están poniendo a la compañía de Mark Zuckerberg en la picota.

La relación de Facebook con los medios de comunicación siempre ha sido de amor-odio, por decirlo de alguna manera: ambos se necesitan, pero a ninguno le gusta depender del otro. Los editores han visto cómo la red social y otros jugadores como Google les han robado buena parte del pastel publicitario. Además, el éxito de sus publicaciones no depende tanto de si la historia es buena como del algoritmo que estos intermediarios decidan aplicar.

¿Qué noticias tienen más visitas y, por tanto, pueden ayudar a generar más ingresos publicitarios? Aquellas más triviales o con un título que provoque que el usuario haga clic en ellas. Muchos medios culpan al algoritmo de Facebook de que se busquen historias virales, aunque no sean transcendentes, porque dan más visitas.

Muchas veces se ha cuestionado si realmente Facebook era una compañía de medios, aunque los responsables de la red social siempre han negado la mayor. «Somos una plataforma de medios, no una compañía de medios», era su mensaje reiterativo.

Sin embargo, la propagación de las 'fake news' (noticias falsas), las sospechas de compra masiva de publicidad por parte de la injerencia rusa, el ascenso de Trump como presidente de Estados Unidos y la posible influencia que en el electorado hayan podido tener los contenidos vertidos, difundidos y propagados como virus en Facebook parece que han puesto a la red social en un punto y aparte.

Un país para viejos

Facebook tiene más de 2.000 millones de usuarios. Pero, como muchos otros 'países', el envejecimiento de su población es una constante. Que los más jóvenes prefieren Snapchat o Instagram a Facebook es algo de sobra conocido. Pero el último informe de eMarketer sobre el uso de redes sociales ha vuelto a hacer saltar las alarmas: Facebook está siendo abandonada por los usuarios más jóvenes a un ritmo aún más rápido de lo esperado.

Sí, la red social sigue sumando habitantes en su número total, pero quienes se unen a Facebook son usuarios de más edad. Quizá por eso Mark Zuckerberg ya se hizo con el control de Instagram, para retener a esa audiencia más joven. Sin embargo, según eMarketer, Instagram ganará 1,6 millones de usuarios de 24 años o menos mientras que en Snapchat se sumarán 1,9 millones de usuarios en ese grupo de edad. Esta última red social continuará teniendo más usuarios de 12 a 24 años en comparación con los de Instagram.

Además, este mayor número de usuarios no siempre se corresponde con un mayor uso de la plataforma, ya que, según este mismo informe, se espera que la proporción de usuarios de Facebook que acceden a la plataforma siga disminuyendo.

Algo especialmente significativo, al menos en Estados Unidos, entre los más jóvenes: se espera que en 2018, el número de usuarios de Facebook de 11 años o menos disminuirá en un 9,3%, mientras que el número de usuarios de 12 a 17 años y de 18 a 24 disminuirá en un 5,6% y un 5,8%, respectivamente. Esta es la primera vez que eMarketer ha pronosticado una disminución en el número de usuarios de Facebook en EE UU en esos grupos de edad.

La compañía incluso ha elaborado su propio cálculo sobre el peso que las noticias falsas tienen en todo el contenido disponible en la red social sobre las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Los números, evidentemente, salen a su favor.

Además, en un artículo aparecido en la revista especializada 'Wired', Alex Hardiman, jefe de los productos de noticias de Facebook y 'ex' de The New York Times, reconoce que Facebook ayudó durante mucho tiempo a crear un sistema económico que premiaba a los editores por su sensacionalismo, no por su precisión o profundidad.

Sin embargo, el tema de las elecciones en Estados Unidos es solo una parte de todas las historias falsas que se han compartido en todo Facebook. Además, este cálculo era básicamente cuantitativo y no paraba en revisar la influencia de estas 'fake news' ni cómo han podido afectar a determinados grupos de población.

Ante la presión, Facebook está tomando medidas. Por ejemplo, parece estar penalizando las técnicas de 'clickbait' (títulos muy atractivos que invitan a acceder al enlace con el único objetivo de generar tráfico y, por tanto, ingresos publicitarios). También está desarrollando y probando nuevos productos para identificar y limitar la difusión de noticias falsas y formando a los usuarios para que sean más críticos con lo que leen. En España, sin ir más lejos, se han hecho dos oleadas de estas herramientas educativas tanto en septiembre como en diciembre. El objetivo es capacitar a las personas para que puedan identificar noticias falsas con una comunicación educativa y sobre el producto de Facebook.

Pagos y suscripciones

Facebook también ha empezado a permitir que los medios que usan Facebook Instant Articles (que permite la carga más rápida de los contenidos) puedan exigir que los lectores se suscriban. Y que incluso exigieran el pago por acceder contenido de calidad.

También pretende acabar con los incentivos económicos que mueven buena parte de las noticias falsas. Sin embargo, la decisión de Facebook de preguntar a lectores para determinar qué fuentes son de fiar ha suscitado muchas críticas, ya que se puede caer en el error de dar por buenas y confiables fuentes que solo son reconocidas y no evaluadas.

Ante la presión, Facebook está empezando a tomar medidas, como penalizar las técnicas de 'clickbait'

Pese a todo, Facebook sigue insistiendo en que no es una compañía de medios, sino una plataforma. Pero en estos últimos meses la presión sobre su poder de influencia y responsabilidad en el tema de las noticias falsas y cómo eso puede dañar su reputación y hacer que los usuarios la abandonen también están motivando un cambio de actitud.

Fotos

Vídeos