¿Dónde van a parar los artículos requisados en el aeropuerto de Valencia?

Pasajeros embarcando en el aeropuerto Tenerife-Norte./EFE
Pasajeros embarcando en el aeropuerto Tenerife-Norte. / EFE

Botellas de agua, tijeras, perfumes, geles... ¿Quién se queda con esos artículos que se retiran a los pasajeros más despistados en los controles?

M.P.

Desde 2006 está prohibido subir líquidos a un avión, salvo excepciones, en los aeropuertos de España, de toda Europa y otros países como Estados Unidos. La normativa de seguridad aérea internacional hace hincapié específicamente en los líquidos por su relación con los explosivos.

Y aunque han pasado más de 10 años desde que esta normativa entrara en vigor, aún hay pasajeros despistados a los que se les olvida sacarlos de su equipaje de mano. Es por ello por lo que preguntamos en el aeropuerto de Valencia dónde van a parar estos objetos (botellas de agua, cremas, perfumes, tijeras, pasta de dientes...) cuando se requisan en los controles. ¿Quién se los queda?

Lo primero que hay que aclarar es que, según puntualizan fuentes de Aena, estos objetos "técnicamente no se requisan, sino que están prohibidos, no se puede embarcar con ellos en el pasaje de mano". Y que, "aunque haya una normativa, la última palabra siempre la tiene la Guardia Civil", que es quien custodia estos contenedores, explican.

El protocolo es el siguiente: antes de acceder a la zona de embarque, el equipaje de mano será escaneado y si los agentes de seguridad detectan alguna irregularidad, podrán inspeccionar el equipaje y retirar todos aquellos artículos que no cumplan con las normas. Además, el pasajero también tendrá que pasar por un control de seguridad a través de arcos detectores de metales, por lo que deberán vaciar sus bolsillos y desprenderse de cualquier objeto metálico.

¿Qué hace el aeropuerto con los objetos 'prohibidos'?

Una vez el personal de seguridad le indica al pasajero que no puede acceder con ese objeto a la zona de embarque, éste puede depositarlo en los contenedores habilitados para tal efecto en los controles de seguridad, puede facturarlo o dejárselo a un acompañante. "Los contenedores son precintados y llevados a un centro de tratamiento de residuos. En el caso del aeropuerto de Valencia, los objetos se separan en tres grupos: metálicos y peligrosos; envases a presión o aerosoles; y líquidos o geles, y es un gestor autorizado quien los retira y los lleva a una planta de tratamiento de residuos", cuentan.

En cuanto a cuáles son los artículos 'prohibidos' que más se retiran en los puestos de control del aeropuerto de Valencia los datos están bastante claros: líquidos y geles. "Es el contenedor que más frecuencia de reposición tiene", aseguran.

Por último, desde Manises confirman que los pasajeros conocen cada vez mejor la normativa, y destacan las familias con hijos en cuanto a "buena preparación de su equipaje", pues acuden "con su alimento infantil por separado (potitos y biberones) y todo organizado para pasar el control de la manera más ágil posible".

Fotos

Vídeos