Los pacientes con apnea del sueño tienen tres veces más accidentes de tráfico

Prueba de sueño a un paciente. /Archivo
Prueba de sueño a un paciente. / Archivo

El riesgo de siniestro es hasta once veces mayor si se compara con una mínima ingesta de alcohol

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

Los pacientes con síndrome de apnea del sueño tienen hasta tres veces más accidentes que el resto de la población y el riesgo de sufrir un siniestro es hasta once veces mayor que los conductores que ingieren una mínima cantidad de alcohol o fármacos que favorezcan la somnolencia. Así lo advierte la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello y es que esta patología está tras el diecisiete de cada cien siniestros con secuelas de incapacidad o mortales.

El síndrome de apnea del sueño afecta a entre un 4 y un 6% de los hombres y un 2-3% de las mujeres, es decir, que hasta dos millones de españoles pueden padecer esta patología, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología. Sin embargo, solo entre el 5 y el 9% de los casos está diagnosticado, “lo que significa que más de un millón de personas la padecen pero no lo sabe y no recibe tratamiento”, destaca el doctor José Luis Jiménez.

 El síntoma más frecuente es la somnolencia diurna que, a su vez, “causa falta de reflejos y disminución de la capacidad de concentración y del tiempo de reacción. Esto favorece errores en el seguimiento de la trayectoria y en el control de la velocidad, sobre todo en situaciones monótonas como los atascos, habituales en esta época, o los viajes en autopista”, señala el experto. Un estudio reciente publicado en ‘Sleep Medicine’ explica que el sueño insuficiente se asocia con problemas de conducción relacionados con la somnolencia en pacientes con apnea. Más de la mitad de ellos afirmaron haber tenido accidentes de tráfico relacionados con la somnolencia.

Entre un 5 y un 7% de los accidentes de tráfico están relacionados con la apnea del sueño, que es el responsable de los mortales o incapacitantes en un 17%. La mayoría suceden “durante los primeros 30 minutos de conducción, con más frecuencia durante la noche o a primeras horas de la tarde debido al ciclo circadiano del sueño”, resalta el doctor Jiménez. Además, añade, suelen tener lugar en situaciones inexplicables: conductores sin acompañante, salidas de la carretera en recta con completa visibilidad, sin marcas de frenada, choques frontales, etc. “Muchos de ellos podrían evitarse si se identifica correctamente la patología y se instaura el tratamiento adecuado”, subraya. El riesgo es aún mayor para aquellos profesionales del transporte o que manejan maquinaria peligrosa. De hecho, un trabajo publicado en ‘Workplace Health & Safety’ advierte de que el riesgo de accidentes en conductores de vehículos comerciales con apnea del sueño no tratada aumenta un 50%.

El síndrome de la apnea del sueño se caracteriza por la presencia de episodios repetidos de obstrucción de la vía respiratoria superior durante el sueño. Además, de la somnolencia diurna, otros síntomas que suelen aparecer son “los ronquidos, cefaleas, sensación de sueño no reparador y cansancio crónico, trastornos de la conducta y la personalidad, despertares frecuentes, insomnio, entre otros”, añade José Luis Jiménez. Por otro lado, favorece la hipertensión arterial, los problemas cardiovasculares y cerebrovasculares. También provoca resistencia a la insulina con un síndrome metabólico que favorece la obesidad y esta, a su vez, propicia las apneas.

Fotos

Vídeos