Ocho malos hábitos de conducción que pueden averiar el coche y dejarte el bolsillo vacío

Ocho malos hábitos de conducción que pueden averiar el coche y dejarte el bolsillo vacío
CC0 Creative Commons

Entre los vicios incorrectos se encuentran el uso excesivo del embrague y circular con el depósito en reserva

NEREA GILValencia

Cuando se compra un coche nuevo, la mayoría de gente prefiere no tener que hacer muchas visitas al taller, por lo que es relevante, no solo mantenerlo correctamente, sino también conducir de manera adecuada.

En el momento en el que el conductor tiene más experiencia y confianza, comienzan a aparecer formas de conducir que no son buenas para que el vehículo funcione bien. Como consecuencia, se puede estropear y, al mismo tiempo, acabar siendo motivo de un gran gasto.

Para poder evitar esto, Autingo, la primera plataforma para calcular y reservar online las reparaciones del vehículo en talleres de toda España, ha mostrado algunos de los malos hábitos que pueden romper el coche y cuánto costaría cada reparación.

Mover la dirección con el coche parado

Esto suele ocurrir, sobre todo, cuando el conductor se encuentra en el aparcamiento y quiere salir, por lo que mueve la dirección totalmente antes de iniciar la marcha. Un fallo como este puede perjudicar la suspensión del vehículo y las ruedas, por desgastar los neumáticos. En caso de ocurrir, los costes serían de 331 y 623 euros.

Emplear en exceso el embrague

En principio, debe usarse para realizar los cambios de marcha. Pero muchas personas pisan el embrague durante un atasco o en una parada de poco tiempo. Al funcionar con fricción, esta parte del coche puede estropearse si se utiliza demasiado y debería ser sustituido por otro, cosa que costaría hasta 526 euros.

Utilizar la palanca de cambios para reposar las manos

Aunque parezca algo muy alejado de la verdad, esta manía puede producir graves desajustes en el interior de la palanca o el fallo de algún elemento de transmisión. Por ejemplo, en caso de estropearse el árbol de transmisión, la reparación asciende a los 200 euros.

Conducir con el depósito en reserva

Además de poder quedarse tirado en la carretera, también aumentan las probabilidades de que entren impurezas que afecten a los sistemas de inyección del motor y al filtro del combustible, que costaría alrededor de 56 euros.

Circular de forma agresiva o muy tranquilo

A veces, existen conductores agresivos que suelen realizar acelerones innecesarios y esto puede dañar el motor, los frenos e incluso a la caja de cambios. Por ejemplo, cambiar el kit de embrague y el disco serían 627 euros.

Pero también conducir de una manera demasiado lenta puede romper la transmisión o el cigüeñal que costaría 200 y 324 euros respectivamente.

Emplear demasiado los frenos

Cuando sea posible es imporante reducir de marcha ya que ayuda a retener el vehículo y, así, los frenos no se desgastan. Por ejemplo, cambiar las pastillas de freno delanteras costaría alrededor de 95 euros.

Aparcar sobre la acera o muy cerca del bordillo

Puede cortar los neumáticos o crear abultamientos que los acaban estropeando. Además, aquellos que suelen dejar parte del coche subido a la acera, también daña la alineación de la dirección, los elementos de suspensión o los amortiguadores. Por ejemplo, cambiar los amortiguadores delanteros representaría unos 254 euros.

Retrasar el mantenimiento

Los líquidos deben estar al nivel adecuado, y en cuanto al aceite y los filtros, ambos deben mantenerse limpios ya que, en caso contrario, acabarían dañados. Por ello, es importante realizar un mantenimiento básico, completo u oficial que se encuentra entre 69, 109 y 187 euros respectivamente.

Fotos

Vídeos