Así son los nuevos «superradares» de la Guardia Civil: portátiles, multicarril y casi indetectables

Así son los nuevos «superradares» de la Guardia Civil: portátiles, multicarril y casi indetectables

Su pequeño tamaño y su ligereza los hacen ideales para ser utilizados por los motoristas. Además, pueden ser controlados a distancia

ABC MOTOR

La Guardia Civil tiene una nueva herramienta para combatir las infracciones de tráfico: 60 nuevos radares ligeros, multicarril y casi indetectables, tanto por su pequeño tamaño como por su tecnología. La Dirección General de Tráfico (DGT) formalizó su adquisición el pasado mes de noviembre, y las primeras unidades ya están siendo probadas en las carreteras.

Los nuevos radares serán utilizados por los motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para realizar controles de velocidad a los vehículos que circulan por las carreteras. Lo harán desde puntos fijos con un trípode para denunciar a aquellos que excedan los límites de velocidad.

Tráfico anunció esta medida en 2016, antes del inicio del dispositivo especial de verano de julio y agosto, en el marco de un nuevo paquete de medidas que podría en marcha durante este operativo. Entonces, la DGT anunció que los motoristas tendrían 60 radares ligeros, que se instalarían en puntos fijos con el fin de hacer controles integrales a los conductores. Sin embargo, fuentes de la DGT señalaron que la compra de los 60 dispositivos no fue posible entonces debido al cierre presupuestario del entonces Gobierno en funciones de Mariano Rajoy.

Cada equipo de medición tiene que captar velocidades de hasta 250 km/h a una distancia de 15 a 50 metros en dos carriles de carretera y con temperaturas de 0 a 50 ºC. La batería deberá tener un mínimo de cinco horas de funcionamiento. Los equipos han de contar con trípodes con soporte y funda, ordenadores portátiles o tabletas para la gestión de infracciones, soportes magnéticos y para guardarraíl; maletas de transporte y manuales de funcionamiento y de mantenimiento.

Este tipo de equipamientos puede contar también con un iluminador nocturno infrarrojo que los hace plenamente operativos por la noche, y pueden ser controlados hasta a 50 metros mediante WiFi o a cualquier distancia mediante conexión 3G o 4G, transmitiendo los datos de las infracciones a uno o varios dispositivos a la vez, como tabletas.

Lee la noticia completa en ABC

Fotos

Vídeos