Un niño valenciano pide donativos a Manos Unidas en vez de regalos para su comunión

Un niño valenciano pide donativos a Manos Unidas en vez de regalos para su comunión
AFP

«Gracias a Dios tengo lo necesario», expresa el menor cuya iniciativa aporta 7.000 euros a un proyecto infantil de la ong

J. A. M.

Ni balón, ni videoconsola, ni teléfono, ni tableta... "Gracias a Dios tengo todo lo necesario, así que he pensado que si queríais hacerme un regalo por este día, podéis darle mucho más fruto haciendo una donación anónima para un proyecto de Manos Unidas en el que estoy colaborando". Así de claro lo tiene un niño de 9 años de la Pobla de Vallbona que en vez de regalos pide por su Primera Comunión donativos a Manos Unidas que irán destinados a una casa de acogida en la India.

El menor crece en el seno de una familia vinculada a la parroquia Santísima Trinidad y San José. Tuvo la idea tras visitar con su madre la delegación de Manos Unidas en Valencia. El proyecto es para la mejora de una casa que acoge a 60 niñas de entre 4 y 18 años en la ciudad de Guwahati. "Nos enviaron fotos del proyecto y pudimos ver a las niñas en la casa y eso le gustó mucho", describe la progenitora.

A partir de ahí escribió una carta a sus familiares y amigos pidiéndoles esta colaboración solidaria como invitación para el día de su Primera Comunión. Su familia le ha enseñado que cuesta "mucho esfuerzo ganar el dinero y hay que utilizarlo correctamente, ni despilfarrarlo ni acumularlo". Como es tradición, el señalado día llegaron los sobres con dinero: 7.000 euros que se han transformado en solidaridad.

El proyecto elegido

El niño eligió el proyecto tras acudir a la delegación de Manos Unidas en Valencia junto a su madre, Amparo García, perteneciente a la parroquia Santísima Trinidad y San José de la Pobla de Vallbona. "Nos enviaron fotos del proyecto y pudimos ver a las niñas en la casa y eso le gustó mucho", asegura su madre.

Después, Amparo envió por WhatsApp a todos los invitados la carta manuscrita de Rubén y el tríptico de Manos Unidas con el proyecto que había elegido, junto con todos los datos del día y la hora de la celebración y el posterior convite.

Precisamente la familia del niño le ha enseñado que "cuesta mucho esfuerzo ganar el dinero y que hay que utilizarlo correctamente, ni despilfarrarlo, ni tampoco acumularlo", según expresa.

"Mi madre, mi hermana y su familia, y también mi hijo Rubén están ligados a la Obra de San Juan de Ávila. De hecho la idea de donar los regalos de su Primera Comunión, Rubén la tomó prestada de algunos de sus primos que también lo hicieron en su día", explica la madre.

"El día de la comunión fuimos recibiendo los regalos en forma de sobres con dinero. En total, unos siete mil euros y pico que ahora hemos llevado a la sede de Manos Unidas".

Igualmente, los detalles que se entregaron a los invitados como recuerdo de la comunión del niño también fueron solidarios, ya que se encargaron a 'Fet de Vidre', una empresa valenciana en la que la totalidad de sus trabajadores son personas con algún tipo de discapacidad.

Una vez entregado el dinero en la delegación de Valencia de Manos Unidas, la entidad le dio un recibo que Amparo pasó por WhatsApp a todos los invitados agradeciendo su generosidad.

Fotos

Vídeos