Sale a tomar una cerveza y acaba en Ibiza durante tres días

Gareth Kelly y su novia en una foto compartida hace poco por ella.
Gareth Kelly y su novia en una foto compartida hace poco por ella. / Facebook

Avisó por Whatsapp a su novia de que iba de camino al aeropuerto para coger un vuelo a la isla

LAS PROVINCIAS

Gareth Kelly se equivocó, como cualquier persona alguna vez, cuando dijo aquello de "me tomo una y me voy". Pero en su caso, lo llevó al extremo y acabó en un vuelo directo a Ibiza.

Una tarde, Kelly salió del trabajo y decidió ir a tomar una caña con sus amigos. Y así se lo comunicó a su novia. Sin embargo, a las pocas horas envió otro mensaje: "Cariño, voy de camino al aeropuerto de Cardiff. Vacaciones sorpresa, lo sé, estaré de vuelta en tres días".

La joven en un primer momento no se lo cree: "¿Qué? ¿Hablas en serio?" e incluso dudó si estaba dejando la relación. "No, te quiero mucho", respondió él.

Según ha contado a Mercury Press, ella le llamó por FaceTime para segurarse de dónde y con quién estaba su novio. "Le vi en la parte de atrás de un taxi, riéndose y diciéndome que se iba a Ibiza", dice.

Gareth avisó también a su jefe, para notificarle que no contase con él los próximos días.

Parece ser que su escapada no dio más problemas en su relación, pero se convierte en otro ejemplo en la lista de los "salí a tomar una y me lie".

Fotos

Vídeos