Prohíben a un hombre llevar pantalones cortos en el trabajo y aparece vestido de mujer

Twitter

La protesta de Joey Barge, un británico de 20 años, logró su objetivo: ahora toda su oficina puede vestir pantalones cortos

C. BENLLOCH

Joey Barge es un británico de 20 años que trabaja en un call-center. Pese al código de vestimenta impuesto en su lugar de trabajo, un día decidió que no aguantaba más y acudió en pantalones cortos a la oficina debido al calor. Al llegar, en su trabajo de comunicaron que no podía vestir de aquella manera y lo mandaron a casa a cambiarse. Pero Barge no hizo precisamente lo que se esperaba de él. Lejos de cejar en su empeño de conseguir que la empresa cambiara su código de vestimenta, se puso un vestido de su madre y volvió a la oficina en señal de protesta.

Por si fuera poco, Barge documentó todo lo sucedido mediante fotografías que colgó en la famosa red social Twitter. Justo antes de salir hacia su casa a cambiarse publicó el primer tuit: "Si las mujeres pueden vestir faldas/vestidos en el trabajo, ¿no puedo yo vestir pantalones cortos también?".

Y siguió relatando todo el proceso a través de las redes sociales: "Respuesta: NO. He sido mandado a casa cambiarme". Y prosiguió con su siguiente tuit, ya desde su casa, al que acompañó de una fotografía de él llevando un vestido de su madre. "Esto parece mejor", aseguró.

"Te veo pronto, Twitter. Me volverán a mandar a casa muy pronto", añadió junto a una instantánea en la que ya se encontraba subido en su coche dispuesto a dirigirse a su oficina vestido de mujer. Y así lo hizo. Regresó al trabajo en el nuevo atuendo, añadiendo otra fotografía en el ascensor de la empresa.

En declaraciones a 'DailyMail', Barge explicó la reacción de sus jefes cuando le vieron llegar con el vestido a la oficina. "Me dijeron que era un poco demasiado colorido y me preguntaron si no prefería volver a casa a cambiarme porque ya permitían vestir pantalones cortos gracias a mi 'protesta', pero les contesté que estaba bien así", relató.

Por suerte para él, su protesta llegó a oídos de quien tenía que llegar. Y parece que por lo menos consiguió hacerse escuchar. Poco después, sus jefes mandaron un e-mail a todos los trabajadores de la empresa dando permiso a los hombres para llevar pantalones cortos. "¿Victoria parcial?", escribió el joven de nuevo en tuiter tras leer el mensaje.

Fotos

Vídeos