Furor por el billete de 0 euros

Furor por el billete de 0 euros

Son prácticamente idénticos a los normales, y aunque no sirven para pagar con ellos y carecen de valor real, se venden por 2,5 euros como reclamo turístico

C. BENLLOCH

Son casi idénticos a los billetes normales. Están impresos en el mismo papel, cuentan con las mismas marcas de agua, relieves, hologramas, números de serie y otros sellos de seguridad. Son como cualquier otro billete, excepto por un salvedad: carecen de valor real. Sí, aunque parezca una broma hablamos de los billetes de 0 euros que están causando furor en Alemania. Se venden por 2,5 euros y son un reclamo turístico que cuenta con la autorización del Banco Central Europeo, por lo que son billetes de curso legal aunque su valor sea absolutamente nulo en lo que respecta a realizar transacciones.

Se trata de una moneda dirigida específicamente a turistas y coleccionistas, y está siendo todo un éxito. Ayer se hizo público que en Kiel, una ciudad portuaria del norte de Alemania, se agotaron en menos de un día todos los ejemplares que se habían editado como souvenir. El propio Banco Central Europeo dio permiso a Alemania para poner en circulación estos billetes, con una primera tirada de 5.000 ejemplares que se agotaron en las primeras 24 horas. La ciudad de Kiel ya trabaja en una segunda tirada.

El «billete turístico», todo un éxito

Aunque en un principio se creyó que se trataba de una genialidad del responsable de marketing de la localidad, capital del estado de Schleswig Holstein, lo cierto es que el famoso billete de 0 euros, hasta ahora considerado un mito, no es fruto del ingenio alemán sino del francés. La idea del "billete turístico" se le ocurrió al empresario Richard Faille, y llevan comercializándose desde el pasado 2015. Una iniciativa a la que desde entonces se han sumado cerca de 300 localidades y enclaves turísticos, la mayoría del país galo.

Sólo en París, estos billetes pueden encontrarse en la Torre Eiffel, la Opera Garnier, el Museo de la Armada, el Castillo d’Auvers sur Oise, el Arco de Triunfo, el Panthéon o los Campos Elíseos, entre otros. Pueden adquirirse también en otras localizaciones francesas y en países como Mónaco, Austria, Bélgica, Paises Bajos o Suiza, además de Alemania. Hasta la casa Batlló de Barcelona cuenta con su propio billete, aunque no ha sido hasta ahora que han ganado popularidad.

No sirven para pagar en el bar, pero no se puede decir que su valor real sea cero ya que son muy apreciados por los coleccionistas y ya es posible encontrarlos en Internet por precios que rondan los 10 euros. La razón detrás del gran interés que han despertado sea quizá que no se trata de un artículo de broma, sino de un producto numismático de alta calidad.

Especificaciones técnicas

Recto

1. Marcas tácticles

2. Filigrana/marca de agua

3. Microtexto

4. Transvisión

5. Fondo de seguridad

6. Holograma

7. Número de serie

Verso

1. Fondo de seguridad

2. Microligne

3. Fondo microtexto

4. Hilo de seguridad

5. Transvisión

Fotos

Vídeos