La ciencia revela que la inteligencia se hereda de la madre

Material científico./LP
Material científico. / LP

El progenitor no es un factor determinante en el cociente intelectual de los hijos pero sí en su capacidad emocional

LAS PROVINCIAS

Si tienes la suerte de tener un cociente intelectual por encima de la media, ahora sabes a quién se lo tienes que agredecer: recientes estudios científicos avalan que la inteligencia se hereda de la madre. Al parecer, es la madre quien transmite al bebé la mayor parte de la carga genética relacionada con las habilidades cognitivas y el coeficiente intelectual.

Esto debería servir para romper de una vez con los estereotipos de género que reducen a la mujer a seres intelectualmente inferiores al hombre, ya que según los avances científicos la inteligencia del progenitor no sería un factor determinante en la de los hijos.

Según el científico estadounidense Robert Lehrke, el gen relacionado con la inteligencia se encuentra en el cromosoma X y tiene un gran componente hereditario: la madre aporta dos cromosomas X (XX) y por ello, tendría el doble de posibilidades de transmitirla. Estudios recientes retomaron las investigaciones en este tema mediante la manipulación genética de ratones, y comprobaron que aquellos con dosis más altas de genes maternos nacían con un cuerpo más pequeño y un cerebro más grande mientras que aquellos con más genes paternos tenían un cerebro más pequeño y un cuerpo más grande.

Se descubrió así que el cerebro tiene zonas con mayorías de células maternas y otras paternas, y que estas últimas se acumulan en el área cerebral relacionada con la alimentación, supervivencia y el sexo; mientras que las células maternas se concentran en las zonas de desarrollo del lenguaje, inteligencia, pensamiento y planificación. Por lo tanto, la inteligencia se hereda de la madre y las emociones del padre.

No obstante, sólo un 60% de la inteligencia es heredada y el resto se desarrolla mediante factores familiares, sociales y personales. Aún así, según investigaciones de la Universidad de Carolina del Norte, el papel de la madre está presente más allá de su herencia genética ya que sugieren que la figura materna es fundamental en el desarrollo intelectual y cognitivo de los hijos mediante estímulos del día a día.

Fotos

Vídeos