Las Provincias

¿Hay diferencias entre hacer el amor y tener sexo?

¿Hay diferencias entre hacer el amor y tener sexo?
  • Para algunas personas representa el mismo concepto, aunque para otras se trata de cosas distintas

Hacer el amor o tener sexo. Esta es la eterna pregunta, que muchas personas responden de manera diferente. Para algunas, ambos conceptos hacen referencia a lo mismo, mientras que para otras se trata de acciones totalmente diferentes. Algunas personas practican sexo, otras hacen el amor, e incluso algunas realizan ambas por igual. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ambos conceptos?

Aunque este tema ha dado lugar a numerosos debates, con multitud de opiniones que han dado lugar a estas diferencias que pueden arrojar algo de luz sobre el asunto.

Placer propio vs. placer compartido

Uno de los criterios más compartidos en cuanto a la diferencia entre ambos es el placer que se busca obtener. Una diferencia entre hacer el amor o tener sexo podría ser justamente que cuando tenemos sexo buscamos obtener nuestro placer mientras que cuando hacemos el amor buscamos por igual el nuestro y el de la otra persona.

Hacer el amor implica practicar sexo, pero no viceversa

Aunque una fina línea separa a los amigos con derecho a roce de una pareja oficial, lo cierto es que sí hay una que puede sobresalir. Y es que se puede practicar sexo con muchas personas, mientras que eso no tiene nada que ver con empezar una relación amorosa. Muchas personas opinan que mantener una relación exclusivamente sexual a largo plazo es complicado, ya que aseguran que una de las dos personas termina sintiendo algo más. Pero lo que si parece claro es que cuando practicamos sexo no tenemos porqué hacer el amor, lo que no ocurre viceversa.

El juego previo

Muchas personas opinan que hacer el amor es algo mucho más completo que practicar sexo. En ocasiones, practicar sexo puede carecer de juego previo, y ésta podría ser precisamente otra diferencia entre ambos conceptos. Pese a que practicar sexo también puede contar con juegos previos, son numerosas las personas que consideran que no tienen como objetivo el conocimiento de la otra persona, algo que si opinan que ocurre cuando se hace el amor.

El tiempo

Otra de las claves en cuanto a las diferencias entre hacer el amor o tener sexo puede ser el tiempo. Aunque no tiene porqué ser así, se asocia tener sexo con algo rápido, una forma de obtener placer de forma directa, mientras que hacer el amor se asocia a desarrollar todo un juego de sensualidad en el que se busca satisfacer a la otra persona, dedicándole tiempo a ello.