Las Provincias

Los 10 trucos de magia más espectaculares de la historia

  • Aunque pasen los años, estas ilusiones siguen dejando boquiabiertos a los espectadores

A todo el mundo le gusta que le sorprendan, y qué mejor forma de conseguirlo que dejándose impresionar por un buen truco de magia. Tanto si se realizan en la calle, en una sala o durante un programa de televisión, los magos siempre consiguen sacar una sonrisa a sus víctimas, pero hay ocasiones en las que la magestuosidad del engaño deja a los espectadores sin palabras. Estos son algunos de los trucos más sorprendentes e impactantes de la historia de la magia:

Thomas Blacktorne, "El Martillo Neumático"

Los espectáculos basados en engullir cuchillas o espadas ya son suficientemente asombrosos por sí solos, pero Thomas Blackthorne decidió ir más allá. El mago se tragó un martillo neumático enchufado durante un programa en directo de la televisión alemana.

Harry Houdini, "Cámara de Tortura China"

Houdini el ilusionista ha pasado a la historia como el escapista más impresionante de todos los tiempos. A lo largo de su trayectoria realizó trucos increíbles, entre los cuales puede destacarse su llamada "Cámara de Tortura China": El mago es suspendido en el aire amarrado por sus tobillos, y poco a poco introducido en un tanque de cristal lleno de agua del que tendrá que escapar una vez encerrado en su interior.

David Copperfield, "Desaparición de la Estatua de la Libertad"

El histórico ilusionista David Copperfield revolucionó su campo con demostraciones de técnica majestuosas. De entre sus performances, quizás la más emblemática sea la emitida en 1983, cuando Copperfield consiguió hacer desaparecer la Estatua de la Libertad americana no solo frente a televidentes, sino ante unos cuentos privilegiados que presenciaron el evento en persona.

David Blaine, "Congelado en el Tiempo"

El mago, uno de los más conocidos del panorama actual, saltó a la fama gracias a sus ilusiones extremas. En este caso, Blaine se encorsetó en un bloque de hielo durante exactamente 63 horas, 42 minutos y 15 segundos frente a millones de telespectadores en una emisión especial. Fue comprobado que en ningún momento se encontró fuera del bloque, y una vez fuera necesitó atención hospitalaria.

Cyril Takayama, "Cabeza Colgante"

El ilusionista dejó al mundo en vilo cuando en una emisión de televisión hizo que su cabeza se descolgara de su cuello. El truco es ya todo un icono en el mundo de la magia.

Criss Angel, "El Entierro"

El mago americano sorprendió al mundo con un número de escapismo en el que consiguío salir de un ataud sellado y enterrado con cemento. Se trataba de una prueba mortal a contra reloj: Criss debía escapar antes de que el cemento se endureciera o se quedaría enterrado para siempre.

Penn, de Penn & Teller, "El Truco del Camión"

Uno de los integrantes del dúo de ilusionistas Penn and Teller fue capaz de impresionar a los espectadores con un camión que, literalmente, pasa por encima de él. Se trata de un truco técnicamente complejo que debía crear la ilusión aun teniendo a la cámara centrada en lo que estaba sucediendo.

Dynamo, "Caminando sobre el Agua"

En 2011, el televisivo mago Dynamo consiguió caminar cerca de unas cien yardas por encima del agua del río Támesis londinense. La actuación pudo grabarse hasta el momento en el que una lancha de la policía detuvo al showman, poniendo fin a la asombrosa performance.

Penn & Teller, "Doble Captura de Bala"

En 1996, el famoso dúo llevó los trucos de magia a otro nivel. Dispuestos uno en frente del otro, ambos dispararon a la vez apuntando a sus bocas con una bala firmada por dos espectadores del público. No solo consiguieron construir la ilusión de atrapar la bala "al disparo", sino que probaron que el disparo se había realizado colocando un cristal frente a ellos, que terminó atravesado.

David Copperfield, "La Sierra de la Muerte"

Si la desaparición de la Estatua de la Libertad fue el truco más emblemático que ejecutó Copperfield por su embergadura, "La Sierra de la Muerte" es el más recordado por su peligrosidad. En él, el mago yace en una tabla mientras una sierra de disco le corta por la mitad.