Marihuana en Wall Street

Un rótulo del Nasdaq en Times Square, en Nueva York. / Keith Bedford / reuters
Un rótulo del Nasdaq en Times Square, en Nueva York. / Keith Bedford / reuters

La empresa canadiense Cronos, dedicada al cultivo y distribución de la planta, comienza a cotizar en el mercado bursátil de Nueva York

ÁLVARO SOTO

Cuentan las crónicas bursátiles de esta semana que los brókeres neoyorquinos acogieron con entusiasmo el estreno en el Nasdaq de la empresa canadiense Cronos, centrada en el mercado del cannabis. No hay noticias de que tal entusiasmo se debiera a que la compañía hubiera regalado alguna muestra de sus productos entre los corredores, pero el estreno de Cronos en el mercado tecnológico estadounidense representa un nuevo hito para la marihuana, que entra por la puerta grande en el mundo del dinero.

Cronos, una compañía que cultiva y distribuye cannabis terapéutico y recreativo en cuatro continentes, ya operaba en la Bolsa de Toronto, donde tiene su sede, y también de forma privada en Nueva York bajo el paraguas de la American Depositary Repceipts (ADR), un certificado que permite a una firma extranjera ser negociada en Estados Unidos sin tener que plegarse a la exigente regulación del país, informa la agencia AFP.

Pero la compañía ha dado ahora su paso más importante y ha sido autorizada por la SEC, el guardián estadounidense de los mercados financieros, a cotizar con su propio nombre en el Nasdaq, el índice electrónico en el que reinan gigantes como Amazon o Apple. Así que la hoja de marihuana y la manzana compiten en el mismo mercado a la búsqueda de inversores ávidos de emociones fuertes.

El estreno de Cronos fue discreto y sus acciones bajaron el 2%. Pero a lo largo de la semana, la confianza en la empresa ha ido aumentando y el miércoles se convirtió en uno de los valores más deseados del día, con una subida del 20%. «Estamos en una etapa mayor de la empresa», aseguró el presidente ejecutivo de Cronos, Mike Gorenstein, que ha conseguido los parabienes del mercado recordando que la firma exporta marihuana a Alemania, donde el uso terapéutico está permitido, y que está construyendo instalaciones para el cultivo en Australia e Israel.

La tendencia global sobre el cannabis da la razón a los inversores. Cada vez más gobiernos están aprobando el uso de la marihuana tanto para fines médicos como para su utilización recreativa. El primer país en legalizar su producción, su distribución y su consumo fue Uruguay, en diciembre del 2013, bajo el mandato del presidente José Mujica. A esta ola se subieron posteriormente nueve estados de Estados Unidos, con Colorado a la cabeza, y el distrito federal de Washington, aunque en el conjunto del país está prohibida. Canadá le dará luz verde el 1 de julio, cuando su uso recreativo será declarado legal. Ahí fueron pioneros los Países Bajos, que han permitido su consumo en pequeñas cantidades en los míticos 'coffee-shops'. En Europa, Bélgica, Austria, Italia, República Checa, Polonia, Macedonia y Croacia aprueban su uso medicinal y, finalmente, un grupo de países entre los que se encuentran España, Portugal o Suiza permiten el consumo personal, aunque castigan el tráfico.

Fotos

Vídeos