Lo que se lleva esta temporada y lo que no

Look de estética militar y reminiscencia noventera./
Look de estética militar y reminiscencia noventera.

Los pantalones de estética militar y reminiscencia noventera son tendencia mientras que las gafas grandes son más arriesgadas

LUIS GÓMEZ

Se lleva

Los pantalones cargo, de estética militar y reminiscencia noventera, serán tendencia la próxima primavera. Prepárense porque lo auguran los grandes gurús y, claro, quienes deciden qué se lleva y lo que no se verá ni por asomo. Bella Hadid y Kaia Gerber, la hija de Cindy Craw -ford, llevan meses con ellos puestos. Así que la ecuación parece resuelta. Triunfarán sí o sí, por mucho que la articulista Julia Hobbs considere que la vuelta de estos pantalones «no es la resurrección más halagüeña del salón de la fama de los noventa». El modelo en cuestión pertenece a la categoría de las clásicas piezas que se aman u odian para siempre. La industria del lujo, que es capaz de hacer comulgar con ruedas de molino, ya les ha cogido la matrícula. Balenciaga, Valentino, Stella McCartney... Todas las firmas quieren sacar tajada de la nostalgia. Bella Hadid y Kaia Gerber han trasladado algo de tranquilidad a sus seguidoras.

Ambas tienen el dinero por castigo, pero se dejan ver con los de I.AM.GIA., una enseña nada exclusiva que los vende a 83 euros. Ellas los lucen en tamaño XXL, con siluetas anchas, bolsillos laterales y colores ‘army’. Prepárense para el nuevo grito de moda y disciplina castrense: ¡Sí, señor!

No se lleva

Cuando parecía que todo estaba inventado, resulta que no. BellaHadid llevaba todas las de ganar este crudo invierno con unas ‘gafas Matrix’. Pero en estas ha emergido con fuerza Leandra Medine, la escritora y bloguera de moda más conocida como The Man Repeller. Ha convertido sucuenta de Instagram en uno de los grandes negocios de la temporada. Es más que evidente que tiene muy buen olfato (y vista) para los negocios. Puede ser todo lo excéntrica que quiera, pero la neoyorquina ha dado en el centro de la diana con unas gafas alargadas en horizontal, con detalles de strass, con la montura hexagonal en plexiglás, blancas y de silueta años cincuenta, rojas y extremadamente finas, con forma de corazón... Con ella, el clasicismo pasa a mejor vida. Que no son aptas para todos los públicos, es evidente. Quien se las ponga sabe a lo que se arriesga. Se convertirá en el centro de todas las miradas. Medine ha conseguido algo insólito. No solo le ha ganado la batalla a las grandes firmas. Con ella, las gafas entierran su tradicional rol secundario y acaparan todo el protagonismo.

Temas

Moda

Fotos

Vídeos