La batalla de la Unión Europea con los kebabs

Un hombre sostiene un kebab./LP
Un hombre sostiene un kebab. / LP

Los comerciantes alertan de que la prohibición de los fosfatos en la carne de esta comida rápida supondrá su «sentencia de muerte»

LAS PROVINCIAS

La producción de doner kebab corre peligro después de que la comisión de Salud del Parlamento Europeo rechazara el pasado martes una propuesta de la Comisión Europea que autorizaría la presencia como aditivos de fosfatos en la carne de kebab, ya sea de cordero, ternera o pollo, por sus posibles efectos negativos sobre la salud de los seres humanos.

Esta objeción fue aprobada con 32 votos a favor y 22 en contra en la comisión europarlamentaria y la propuesta de Bruselas quedará bloqueada si también recibe el respaldo de la Eurocámara durante la sesión plenaria de mediados de este mes de diciembre. Según datos de la principal asociación del sector, Donerci, cada día se producen 2.000 toneladas de carne de kebab en Europa, de las cuales unas 100 proceden de España.

Prohibición de fosfatos en la carne

Las normas europeas prohíben en términos generales la presencia de fosfatos en preparaciones de carne, pero estos aditivos están cada vez más presentes debido a la aprobación de excepciones para determinados productos. El objetivo es proteger su sabor y retener el agua.

Los eurodiputados recordaron la existencia de estudios de 2012 y 2013 que demuestran la relación de los fosfatos en alimentos con unos mayores riesgos cardiovasculares. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), por el contrario, descarta que la posibilidad de atribuir este riesgo a la ingesta de fosfatos.

Esta agencia europea, en cualquier caso, ha garantizado que evaluará de nuevo los posibles efectos de la presencia de fosfatos en alimentos como aditivos antes del 31 de diciembre del próximo año.

«Sentencia de muerte»

Los comerciantes de este tipo de productos alertan de que si se lleva a cabo esta prohibición será la "sentencia de muerte" para el kebab en la Unión Europea, tal y como aeguró el representante de la Asociación Alemana de Productores de Doner Kebab al periódico alemán Bild.

¿Qué comemos en un kebab?

El kebab como opción de comida rápida se ha consolidado y abundan los establecimientos que lo sirven a precios atractivos. Pagas poco, sí, pero ¿qué te estás tragando exactamente? Para buscar una respuesta, la organización en defensa de los derechos del consumidor OCU analizó una muestra: compró 25 kebabs en 25 establecimientos diferentes de Madrid.

La organización compró un kebab de ternera completo (con queso y salsas), lo metió inmediatamente en un envase refrigerado y lo envió al laboratorio. Los resultados son malos, resuelven: carne de pobre calidad, una bomba nutricional y "sorpresas" en la práctica totalidad de las muestras:

Solo en un kebab detectaron únicamente carne de ternera. Pese a ser un plato muy popular entre los musulmanes, en 2009 se encontró carne de cerdo en numerosos kebabs de Reino Unido. El mismo escándalo se repitió en Suiza en 2013. En OCU no encontraron cerdo pero sí mucho pollo y algo de caballo y de pavo.

El estudio elaborado en 2014 arrojó que los kebab son un alimento más calórico que la comida del Mc Donald's. Según OCU, si pides el kebab más contundente y lo acompañas con patatas fritas y refresco, te habrás tragado las tres cuartas partes de la energía que necesita un adulto para pasar todo un día.

Hidratos: sobre todo por el pan, pero también por el almidón que lleva la carne. 24 gramos el kebab que menos tenía y 68 gramos el que más.

Grasas: de media la carne asada de ternera tiene un 11% de grasa rica en ácidos saturados, pero en nuestros kebabs el porcentaje oscilaba entre el 17% y el 30%. Además está la grasa de las salsas y la del pan. 23 gramos el que menos, 75 gramos el que más.

Proteínas: sobre todo de la carne. 21 gramos el que menos, 47 gramos el que más.

Sal: según la OMS no deberíamos tomar más de 5 gramos de sal al día (y con 3 gramos ya estás bien). El kebab más salado llevaba 5,89 gramos y el que menos 1,15 gramos.

Los kebabs están de media (739 calorías y 4,5 g. de sal) por encima de una hamburguesa del Burger King (648 calorías, 2,3 g. de sal) o del Mc Donald's (510 calorías, 2,2 g. de sal).

Fotos

Vídeos