¿Es insano comer queso?

¿Es insano comer queso?
REUTERS

El lácteo más amado de la cocina tiene sus pros y sus contras

A.G.D.Valencia

El queso es uno de los alimentos más amados de la mesas españolas. Hay de todos los colores, texturas y sabores. A veces acompañan y otras protagonizan. De cualquier manera, como el resto de lácteos, se le a puesto en el punto de mira. ¿Son realmente insanos?

Lo primero que cabe destacar es el alto valor nutritivo del queso, rico en calcio y en vitamina D. Esto hace que sea uno de los mayores aliados contra la osteoporosis y a favor de unos huesos fuertes.

La aportación de calcio del queso puede ser fundamental en intolerantes a la lactosa, que no reciban de la leche esos nutrientes. La cantidad de lactosa en el queso es mucho menor, incluso anecdótica en algunos casos, por lo que es un buen sustituto.

Consejos sobre nutrición

Otra ventaja es que el queso también evita la aparición de caries por su alto valor e calcio y fósforo, y es por eso que en algunas culturas culinarias se acaba la comido con un trozo de queso, o se elaboran postres con este ingrediente. Además, mantiene la producción de saliva y es un limpiador natural de nuestra boca.

El queso es recomendable para las embarazadas, ya que favorece la producción de leche materna, y refuerza el sistema inmunológico contra las bacterias.

Los peligros del queso

El gran peligro del queso es, tal y como aparenta, su elevado índice de grasa y colesterol, porque lo que no es nada recomendable para gente que queira controlar su obesidad o personas que se estén tratando de una enfermedad crónica cardiovascular.

Del mismo modo, su alto índice en sodio tampoco es bueno para la hipertensión arterial o gente que padezca males renales.

Sus aminas, fruto de la fermentación de algunos quesos, puede provocar también dolores de cabeza, tensión arterial alta o erupciones cutáneas.

Sin embargo, casi todos estos males se pueden solucionar fácilmente: la gran variedad de queso hace que haya variedades bajas en sodio, con menos grasa o sin sal, que lo acercarían a los pacientes anteriormente mencionados.

Que nadie se quede, si no quiere, sin queso. Hay uno para cada uno.

Fotos

Vídeos