Un hombre adicto a la cirugía estética sufre una dolorosa erección permanente tras someterse a una rinoplastia

Operación quirúrjica.
Operación quirúrjica. / LP

Según explica, reaccionó mal a la anestesia general

LAS PROVINCIASValencia

Neven Ciganovic es un estilista croata adicto a la cirugía plástica. Con apenas 45 años ha pasado por el quirófano en más de una docena de ocasiones, sometiéndose a operaciones de nariz, labios, estómago y barbilla. Sin embargo, Ciganovic no se esperaba que la última operación fuera a tener una desafortunada consecuencia. Una rinoplastia realizada en Irán le ha provocado una erección no deseada, duradera y dolorosa, que no está acompañada de deseo sexual.

«Me dieron anestesia general y reaccioné mal», explica el estilista ante el equipo de la televisión británica que realiza un documental sobre su vida. Su adicción le ha provocado un efecto secundario llamado priapismo y ahora sufre las consecuencias en un hospital de Belgrado. «Por desgracia, no me dan analgésicos porque no se dan a los pacientes aquí, así que toca seguir sufriendo», continúa.

Sin embargo, Neven Ciganovic no se muestra nada arrepentido de sus operaciones sino que está convencido de que la cirugía estética solo ha mejorado su apariencia: «A menudo oigo que la gente me veía mejor antes. ¿Quién no se verá mejor 20 años más joven?», finaliza Neven.

Fotos

Vídeos