¿Qué es el 'grooming'? Si tienes hijos menores, querrás saberlo

¿Qué es el 'grooming'? Si tienes hijos menores, querrás saberlo

Se trata de una práctica de acoso y abuso sexual llevada a cabo por un adulto a un menor a través de la red. Conocerla es vital para prevenirla

C. BENLLOCH

Internet abrió las puertas a la comunicación inmediata y al intercambio de información y documentos a través de la red. Pero no todo son ventajas, pues Internet también ha facilitado el anonimato de los contactos entre las personas, lo que ha dado lugar a problemas. Además del 'bullying' y los conocidos 'trols', el 'grooming' es otro de los problemas que se han visto potenciados debido a este anonimato de la red.

El término proviene del inglés 'groom', que significa 'acicalar'. El 'grooming' se refiere a una serie de conductas y acciones, deliberadamente llevadas a cabo por parte de un adulto con la finalidad de ganarse la confianza de un menor de edad. Mediante el 'grooming', un adulto busca crear una conexión emocional con un menor con el objetivo de disminuir la precaución de éste y poder finalmente abusar de él, ya sea sexualmente o para introducirlo en el mundo de la prostitución infantil. En algunos casos el adulto también puede buscar la producción de material pornográfico.

Aunque la Real Academia Española todavía no ha introducido este concepto en el diccionario, y Fundéu recomienda que se utilicen términos como "engaño pederasta" (por internet) o "ciberengaño pederasta", la palabra 'grooming' se está empleando actualmente para describir la práctica delictiva a través de la red de ciertos adultos para ganarse la confianza de los menores fingiendo empatía, cariño... etc.

En ocasiones, el adulto que practica el 'grooming' o acoso pederasta a través de la red utiliza estrategias con la finalidad de ganarse la confianza del niño o niña. Éstas pueden ser pretender ser alguien que no es, ofrecer comprensión y consejos, realizar obsequios o regalos, utilizar su posición o reputación profesional y hasta prometerles o llevarles realmente a paseos, fiestas e incluso viajes.

Se trata de un problema cada vez más acuciante, y que ha puesto en guardia tanto a la policía como a distintas asociaciones de protección de menores. No se trata de una nueva forma de acoso, sino de una forma antigua que se ha adaptado a los nuevos tiempos. El anonimato que proporciona la red dificulta la tarea de identificar a los delincuentes que lo practican, e impide que este problema pueda ser atajado de forma sencilla.

Es importante que los padres conciencien a los menores sobre los peligros que existen en la red, y que controlen y supervisen el acceso a Internet de los niños hasta que tengan edad suficiente para comprender la envergadura del peligro.

Fotos

Vídeos