LOS FAMILIARES«La Armada nos ha mentido, los mataron a todos»

Los mataron, mataron a mi hijo», gritaba una mujer que no pudo terminar de escuchar el parte de la Marina con los datos de la presunta explosión que habría ocurrido en el submarino. Indignados, los familiares reaccionaron con furia contra la Armada. «Los jefes se roban la plata, son unos hijos de mil putas, mataron a mi hermano, los sacan con alambres a navegar, yo estuve en la Armada», acusaba un hombre. «Nos mintieron, nos mintieron», repetía encolerizado tras una espera de noticias que termina de la peor manera.

«No nos dijeron que están muertos, pero es una suposición lógica», admitió Itatí Leguizamón, esposa del sonorista Germán Suárez, uno de los tripulantes. Junto a los otros familiares, Itatí había acudido a escuchar el informe diario de la Armada en la Base Naval de Mar del Plata. Si bien en los días previos se conocieron algunas críticas de los familiares por las presuntamente malas condiciones del buque, la mayoría manifestaba confianza, esperanza y hasta admiración por la tarea heroica de los submarinistas y de quienes buscan al 'ARA San Juan'.

Pero esa confianza saltó por los aires ayer cuando se entregó el informe de la explosión registrada el miércoles 15, dos días antes de que la Marina contactara con los familiares para informarles de que el submarino no se comunicaba con la base desde hacía 48 horas. «Son unos perversos, nos tuvieron acá una semana. ¿Por qué negaron el incendio el primer día? Si era un incidencia leve, por qué se produjo la explosión? -se preguntaba Itatí-. Sólo un estúpido puede creer que lo acaben de saber ahora». «Mandaron una mierda a navegar», denunció. Según le confió su esposo, el submarino ya tuvo problemas en 2014 para salir a flote.

En Buenos Aires, Luis Tagliaferro, padre de Damián, otro tripulante, reveló entre lágrimas que la Armada le había llamado por teléfono para comunicarle la explosión. «El jefe de mi hijo me confirmó que están todos muertos porque la explosión fue entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad hace una semana -aseguraba el hombre, desolado-. Es algo básico, no hay mucha vuelta para darle; no hay ser humano que sobreviva a eso».

Fotos

Vídeos