La exclusiva tienda 'Colette' cierra sus puertas estas Navidades

Tienda Colette / LP

Vendía piezas únicas en el mundo de grandes firmas y moda 'low-cost'

LAS PROVINCIASValencia

El próximo 20 de diciembre, Colette abrirá sus puertas por última vez. Tras veinte años siendo la única y exclusiva tienda de moda situada en el 213 de la calle Saint Honoré, la empresa anunció su despedida el pasado verano. «Todo lo bueno llega a su fin y, tras veinte maravillosos años, cerraremos nuestras puertas. Colette Roussaux ha llegado a ese momento de su vida en el que ha decidido dedicarse a sí misma y tomarse su tiempo. Y Colette no puede existir sin Colette».

Nadie sabe el porqué de la repentina decisión. La reputación de Colette la precede y le permitía conseguir piezas únicas de las grandes firmas. También anda bien de salud, por lo que se intuye que solo factores económicos -los ataques terroristas en noviembre de 2015 pasaron factura a sus ingresos- estarían detrás de la inminente desaparición de la tienda más 'cool' y famosa del mundo.

Toutes les bonnes choses ont une fin. Après vingt années exceptionnelles, colette devrait définitivement fermer ses portes le 20 décembre prochain. Colette Roussaux arrive à l'âge où il est temps de prendre son temps ; or, colette ne peut exister sans Colette. Des échanges ont lieu avec Saint Laurent et nous serions fiers qu'une Marque aussi prestigieuse, avec qui nous avons régulièrement collaboré au fil des années, reprenne notre adresse. Nous sommes ravis du grand intérêt que Saint Laurent a montré dans ce projet, ce qui pourrait constituer une très belle opportunité pour nos salariés. Jusqu’au dernier jour, rien ne changera. colette continuera de se renouveler toutes les semaines comme d’habitude, avec une sélection unique et de nombreuses collaborations, également disponibles sur notre site colette.fr Nous vous remercions pour votre confiance, et à bientôt chez colette, jusqu’au 20 décembre! #colette BREAKING NEWS As all good things must come to an end, after twenty wonderful years, colette should be closing its doors on December 20th of this year. Colette Roussaux has reached the time when she would like to take her time; and colette cannot exist without Colette. Negotiations are under way with Saint Laurent and we would be proud to have a Brand with such a history, with whom we have frequently collaborated, taking over our address. We are happy of the serious interest expressed by Saint Laurent in this project, and it could also represent a very good opportunity for our employees. Until our last day, nothing will change. colette will continue to renew itself each week with exclusive collaborations and offerings, also available on our website colette.fr We thank you for your support and see you soon at colette--until December 20th! #coletteforever #colette20ans #colette

Una publicación compartida de colette (@colette) el

Este establecimiento de apenas 750 metros cuadrados ha sido capaz de atraer incluso octogenario Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, que aseguraba que Colette tenía artículos «que no tiene nadie más. Compro relojes, teléfonos, joyería... todo». Gigi Hadid, Kendall Jenner, Katy Perry, Rihanna o Inès de la Fressange también son asiduas de la tienda. Poco le falta para convertirse en una atracción turística más de París.

Colette no es la típica tienda de lujo que apabulla e intimida a los clientes. Uno puede entrar y salir con una goma del pelo por solo un euro, un lápiz de tres, una camiseta de 60, chocolatinas, pegatinas, mecheros de Balenciaga... Y también, claro, la ropa con los precios más desorbitados. Fue pionera de las 'concept stores', tiendas que proponen un estilo de vida muy particular siguiendo el gusto de su creador, con más de 20.000 productos en venta a la vez. «Quisimos construir una aventura y vender desde productos de moda hasta arte, desde belleza a diseño, del estilo de la calle a la comida. Fue muy simple y orgánico: si algo nos gustaba lo hacíamos. No había reglas», explica Sarah Andelman, directora creativa de la boutique e hija de la fundadora.

Colette no es solo una tienda de moda, sino que lleva dos décadas creando tendencias. Roussaux inundó hace varias temporadas las aceras de todo el mundo de patinetes y resucitó a New Balance hasta transformarla en la firma de zapatillas deportivas más codiciada. Descubrió a diseñadoras como Simone Rocha y Mary Katrantzou y lanzó colaboraciones y ediciones limitadas con la aristocracia de la moda: Chanel, Louis Vuitton, Cartier...

Madre e hija han inventado una fórmula difícil de copiar, porque solo hay una Colette y Sarah. «El mundo cambia, la moda cambia, los hábitos cambian... Estamos en un momento decisivo y tengo curiosidad por ver qué vendrá luego», deslizó Sarah. Tendrá que esperar pero ya será sin Colette, por la que todo el mundo de la moda, sin excepción, llora su desaparición.

Fotos

Vídeos