ESFUERZO LOGÍSTICOLa hazaña de poner una pica en Flandes

La mayor parte del Ejército de Flandes se desplazó empleando el Camino Español, lo que era toda una hazaña logística para la época. Aparte de la ruta que comunicaba Milán con Bruselas, un segundo recorrido se abrió en 1622, gracias a la alianza que se firmó con el duque de Saboya. Los soldados hacían los 1.200 kilómetros que separan Milán de Namur (en la actual Bélgica) en unos cuarenta o cincuenta días. Por el corredor no sólo desfilaban soldados. Les acompañaban sus familiares, sirvientes y vendedores de víveres. Se necesitaba la concurrencia de proveedores de vituallas y forrajes, así como constructores que tendían puentes, arreglaban sendas e improvisaban hospitales. Todo tan difícil como poner una pica en Flandes.

Fotos

Vídeos