Los alumnos valencianos se sitúan entre los que más suspenden de España

Los últimos datos del ministerio establecen que en 1º de la ESO el 41% no supera alguna asignatura

JOAQUÍN BATISTA* JBATISTA@LASPROVINCIAS.ES

La Comunitat es una de las autonomías con mayor porcentaje de alumnado que suspende asignaturas según reflejan las últimas estadísticas del ministerio sobre los resultados académicos de las diferentes regiones. Sólo la superan comunidades con las que normalmente ha compartido protagonismo en otras estadísticas negativas, como la tasa de abandono o la de repetición. De hecho, los suspensos y los problemas para promocionar están más que relacionados.

Los datos se han publicado este mismo mes de marzo y se refieren al ejercicio 2015-2016. Pese a ser antiguos sirven para poner de relieve una de las flaquezas del sistema: la elevada tasa de no aprobados. Y es que aunque la Comunitat destaque respecto al resto es una tendencia que se da prácticamente en todas las autonomías, y no tiene por qué significar que los estudiantes sepan hacer menos cosas que los de otros países de su entorno (o que los valencianos aprendan todavía menos). Más bien tiene que ver con las metodologías utilizadas en las aulas, mayoritariamente tradicionalistas, los extensísimos currículums, el número de asignaturas o el choque que supone para muchos alumnos el salto de Primaria a Secundaria, etapa donde se concentra el problema y que se caracteriza por un entorno distinto, más profesores y asignaturas y otro tipo de exigencia.

Una de las estadísticas que da el ministerio es el porcentaje de alumnado que pasa de curso en cada uno de los niveles de la ESO, diferenciando además entre los que lo hacen con todas las asignaturas aprobadas y quienes promocionan con alguna pendiente. Por regla general se permite hacerlo arrastrando dos. Por tanto, sumando los estudiantes que no pasan y los que lo hacen con áreas pendientes se extrae el porcentaje de los que suspenden, aunque también sirve darle la vuelta al porcentaje de los promocionan limpios.

En 1º, en la Comunitat, al final del curso suspende alguna asignatura el 41,7% del total (el 27,6% pasa con suspensos y el 14,1% repite). La media estatal se sitúa en el 36,2% (24,9%-11,3%) y todas las autonomías presentan mejores tasas que la valenciana menos Castilla La Mancha (43,6%) y Baleares (42,5%).

En 2º de la ESO los valencianos mejoran su posición -42,9% del total, de los que el 25,5% arrastra materias y el 17,4% repite-, aunque sólo hay cinco regiones con peores registros (Andalucía, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha y Extremadura). Y en 3º el porcentaje se sitúa en el 45,9% (28,9%-17%), sólo por encima de Baleares (46,7%), Extremadura (46,2%) y Murcia (47,1%).

Más motivación

La tendencia es la misma en 4º, aunque los datos son mejores teniendo en cuenta que los niveles previos han hecho de filtro y siempre existe cierta expectativa de titulación que fomenta la motivación del estudiante. En la Comunitat suspende el 34,9% (21,4%-13,5%), el cuarto peor porcentaje después de Castilla y León (36,5%), Extremadura (40,5%) y Murcia (36,1%).

Aunque es cierto que la estadística ofrece una foto fija del curso 2015-2016, no hay apenas diferencia con los registros de los ejercicios anteriores. Por ejemplo, en el 2014-2015 suspendió alguna materia el 41,9% de los alumnos de 1º, el 43,9% de los de 2º, el 46,8% de los de 3º y el 36,5% de los de 4º.

La estadística da además información sobre la repetición en cada curso (los que no promocionan), aunque también se puede mirar la tasa de idoneidad, que es acumulativa pues se refiere al porcentaje de alumnos que están en el curso que les corresponde por edad, por lo que a la inversa da datos sobre los que han repetido alguna vez en su escolaridad. La cifra en la Comunitat es del 42%, de las más altas de España.

¿Significan las estadísticas que los estudiantes aprenden menos? Según el único informe internacional en el que ha participado la Comunitat (PISA), no. De hecho los resultados basados en la evaluación realizada en 2015 a alumnos de 15 años (4º de la ESO) establecieron que los valencianos obtuvieron puntuaciones algo superiores -estadísticamente no significativas- en las competencias de Ciencias y Lectura que la media estatal y que la de los países de la OCDE, aunque pincharon algo en Matemáticas respecto a la referencia internacional (un punto menos que la nacional ). En otras palabras, aunque suspendan más, adquieren destrezas similares.

Alumnos de Secundaria en un centro educativo.
Alumnos de Secundaria en un centro educativo. / AFP
Los chicos obtienen peores resultados que las chicas

La diferencia de resultados entre los alumnos y las alumnas es muy significativa, una tendencia que se da en el resto de estadísticas que miden destrezas, así como en los informes internacionales. En cuanto al porcentaje de chicos valencianos que suspende al menos una asignatura, en 1º de la ESO es del 47,8%, en 2º del 49%, en 3º del 51,1% y en 4º del 34,9%. Salvo en el último nivel, suponen casi la mitad de la muestra.

En cuanto a las alumnas, los datos son los siguientes: no superan alguna materia el 34,8% de las de 1º, el 36,3% de las de 2º, el 40,6% de las de 3º y el 30,4% de las de 4º. La relación es de una de cada tres.

La estadística también diferencia en función de la titularidad del centro, quedando en peor posición los públicos respecto a los concertados, y estos en comparación con los privados. La explicación está en la influencia del nivel socioeconómico y cultural de las familias, que suele ser más bajo en los de titularidad de la Generalitat. Este factor no se ha medido en la estadística al tratarse de datos brutos.

Si se tienen en cuenta las dos variables, género y tipo de colegio, los datos son más llamativos todavía. En todos los cursos salvo en 4º más de la mitad de los alumnos varones de los centros públicos suspendieron alguna asignatura.

Lo mismo pasa en cuanto a la tasa de repetición y a nivel estatal: hay una diferencia significativa entre los resultados de los chicos y las chicas, aunque en ambos casos está muy por encima de la de otros países de nuestro entorno pese a que los resultados en competencias es muy parecido. Esto provoca que cada vez haya más voces que planteen alternativas a esta práctica.

Fotos

Vídeos