Los alumnos inmigrantes en España están menos satisfechos con sus vidas que los nativos

Los alumnos inmigrantes en España están menos satisfechos con sus vidas que los nativos

Un informe de la OCDE constata que los extranjeros tienen más probabilidades de repetir curso, pero muestran la misma motivación para lograr buenos resultados académicos

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Los alumnos inmigrantes en España aseguran estar menos satisfechos con sus vidas y tener menos sentido de pertenencia a la escuela que los nativos, según el informe 'La resiliencia de los estudiantes de origen inmigrante', publicado este lunes por la OCDE, un estudio que ha pulsado la opinión de los escolares extranjeros de los 35 países que pertenecen a este club económico y de varios más para conocer si estos jóvenes se encuentran integrados en el sistema educativo de sus países.

En conjunto, el documento, elaborado con los datos obtenidos en las pruebas de PISA realizadas en 2015 a alumnos de 15 años, muestra unos resultados de los escolares extranjeros en España que no difieren de la media en aspectos como las competencias básicas adquiridas, la motivación para lograr buenos resultados académicos o el entusiasmo de acudir al colegio. Y de hecho, la percepción sobre su vida y sobre la escuela mejora entre los que alcanzan los niveles básicos de formación, así que el informe vincula en España los malos resultados con el desarraigo escolar. En general, la OCDE constata que, «en la mayoría de los países de PISA, los estudiantes inmigrantes de primera y de segunda generación tienen desventajas socioeconómicas en comparación con los estudiantes nativos».

El estudio subraya que el 18,65% de los estudiantes en España son inmigrantes o hijos de inmigrantes, una cifra que está por debajo de la media tanto de la Unión Europea (21,49%) como de la OCDE (23,13%), aunque la organización internacional destaca que el incremento de este tipo de alumnos entre 2003 y 2015 ha sido superior al 10%. En cualquier caso, España se encuentra muy lejos de países como Alemania (28%), Estados Unidos (32%), Luxemburgo (69%) o el territorio chino de Macao, que encabeza la tabla de países con más estudiantes inmigrantes, con el 83%.

Entre las múltiples variables analizadas no suele haber grandes diferencias entre los datos de España y los del resto de los países del informe. «Solo muy altas concentraciones de estudiantes inmigrantes están asociadas con un decrecimiento en la probabilidad de que los estudiantes alcancen unos niveles básicos de competencia académica», dice la OCDE. Respecto al 'bullying', los inmigrantes tienen más posibilidades de sufrirlo que los nativos y quienes lo sufren tienen menos probabilidades de alcanzar los niveles básicos de aprendizaje. También tienen un 10% más de probabilidades de repetir curso.

El informe sólo señala conclusiones llamativas para España en los siguientes aspectos: los jóvenes inmigrantes en España tienen mayor confianza en el sistema legal que los jóvenes nativos; los estudiantes inmigrantes participan el 17% menos que los nativos en actividades sociales; las familias inmigrantes en España tienen menos bienes materiales que las nativas, algo que la OCDE relaciona con el menor éxito escolar; a los padres de los estudiantes nativos también les preocupa más que a los padres de los inmigrantes que en los colegios haya buen ambiente; y los padres de los estudiantes inmigrantes participan en las actividades de las escuelas un 34% menos que los de los nativos.

Fotos

Vídeos