Las Provincias

El Tribunal Constitucional avala los recortes en Educación

El exministro de Educación José Ignacio Wert.
El exministro de Educación José Ignacio Wert. / A. Ferreras
  • Anula cambios menores pero acepta la ampliación del ratio de alumnos por aula, el aumento de horas lectivas, los límites a la sustitución de profesores y los cambios en la financiación de becas

El pleno del Tribunal Constitucional ha desestimado casi por completo un recurso contra los recortes en educación que aprobó el Gobierno en 2012. En su sentencia avala la ampliación del ratio de alumnos por aula, el aumento de horas lectivas para los profesores, unos límites más estrictos para sustituir a docentes de baja y un cambio en la financiación de las becas y ayudas al estudio a estudiantes universitarios que promulgaba el real decreto 14/2012 de "racionalización del gasto público en el ámbito educativo". Sí anula, sin embargo, tres modificaciones de la ley de universidades sin repercusión económica alguna.

El fallo del Constitucional avala, por tanto, el grueso de los recortes educativos durante la pasada legislatura. El recurso sobre el que se pronuncia el tribunal, presentado por la Junta de Andalucía, ponía en duda la legalidad de aprobar estas medidas sin pasar por el Parlamento y acusaba al Estado de invadir competencias autonómicas. Según la sentencia, solo tres apartados -relativos a la creación y disolución de centros universitarios- "no cumplen el requisito de la extraordinaria y urgente necesidad" requeridos para legislar por real decreto.

Según el pleno del TC, el Gobierno "ha justificado de manera suficiente, explícita y razonada" la necesidad de implementar dichas medidas, destinadas a reducir el gasto público. "Se trata, así, de hacer posible el cumplimiento de los objetivos de déficit comprometidos por España".

Entre los artículos que había recurrido la Junta de Andalucía y que ha aceptado el Constitucional estaban la ampliación de hasta un 20% del número de alumnos por aula mientras se mantuviera una tasa de reposición de profesores inferior al 10% -lo que ocurrió hasta 2014-, la obligación de que la parte lectiva de la jornada semanal de los docentes fuese de al menos 25 horas en Infantil y de 20 horas en el resto de ciclos, así como requerir una baja de más de diez días para poder contratar a profesores sustitutos.

La sentencia cuenta con dos votos particulares que apoyan la derogación de los cambios en las jornadas semanales de los docentes y la limitación de las sustituciones, así como un apartado adicional de los cambios en la ley de Universidades.