Las Provincias

¿Educar sin libros ni exámenes?

vídeo

/ Jose Forés Romero / Paco Sánchez

  • Expertos en metodologías de aprendizaje debaten sobre el modelo del futuro educativo

Los cambios que los Jesuitas están implantando en algunas escuelas de Cataluña han generado numerosas reacciones que, a la postre, derivan en el debate sobre la necesidad de cambiar el modelo educativo español. Hablar de un colegio sin libros, sin horarios o sin asignaturas requiere de un debate profundo que ya muchos directores, profesores, y consultores están llevando a cabo desde hace años en Valencia. «Estamos en un momento de transformación social por lo tanto la educación se tiene que adaptar, y en concreto a la realidad del futuro de los alumnos y en qué sociedad se van a integrar», explica Francisco Tos, director del centro Domus de Godella. «Hay que cambiar el modelo educativo, no podemos seguir con el del siglo pasado, lo cambia todo la tecnología y el acceso a internet y el sistema educativo tiene que estar acorde a la propia sociedad, hay que hacer al alumno partícipe, que ya tiene acceso a la información», sostiene Jose Ramón Navarro Pareja, consultor educativo y co fundador de Applicant.

Se demanda por lo tanto un cambio o evolución que pasa por la aplicación de nuevos métodos, con la ayuda de la tecnología y una transformación o mejora para el alumno y para el profesorado. Aunque algunos piden tranquiliad en ese cambio de rumbo. «Lo que creo es que hay que cuidar los extremos, las nuevas tecnologías están bien pero sin pasarse, hay que combinar lo tradicional con lo innovador», dice Sonsoles Sancho, directora del Instituto para la Prospección y Promoción de la Excelencia (IPPEX).

Entre los colectivos preocupados por el futuro de los niños, hay especialistas cuyas ideas y planteamientos se basan en metodologías cuyo fundamento se centra en educar para pensar. Conceptos como el Critical Thinking son cada vez más habituales y su máximo exponente es Robert Swartz con su conocido sistema llamado 'Aprendizaje Basado en el Pensamiento'. «Una de las premisas es que los estudiantes trabajen juntos, que hagan un trabajo cooperativo en grupo, para debatir, compartir y desarrollar habilidades con temas reales del día a día, y aprenden a pensar conjuntamente», explica Swartz.

En España, la Universidad CEU Cardenal Herrera aplica la metodología del 'Pensamiento Crítico', cuyo objetivo es enseñar a los futuros maestros un modo eficaz de aprender y, sobre todo, de enseñar a aprender a los niños desde los primeros años de la escuela. «Lo que está cambiando es que tenemos que enseñarles a desarrollar capacidades, y todo está relacionado con pensar. Y con las nuevas metodologías va a enseñarles a pensar bien, con precisión o con justicia. Necesitas un profesor que sepa hacer las habilidades de pensar en matemáticas, plástica, lengua o en cualquier asignatura», explica Encarna Llamas, profesora e investigadora de la UCH-CEU.

El profesor es el centro del debate. El educador que debe educar, el instructor o el guía que cambia su rol en las clases tal y como se ha presentado en las últimas décadas. «Hemos pasado del profesor que es el centro de la clase y de los alumnos como meros espectadores, a un momento en que el alumno es el centro de atención y el profesor no da lecciones sino que les guía», argumenta Swartz. «El problema en España es que el profesor acaba de enseñar como le enseñaron a él, no se confiere a los profesores una formación salvo que cada uno individualmente lo busque por su cuenta. Hay profesores que enseñan en magisterio y que no han dado clases y hay un choque muy fuerte entre alumnos donde ya hay en marcha innovaciones y profesores anticuados», comenta Navarro Pareja.

Más allá de este punto, los expertos que dan voz a este reportaje no quieren demonizar las técnicas habituales, ni las clases magistrales ni los libros de texto, pues la mayoría considera que debe seguirse el curso natural de los hechos, evolucionando, aplicando las nuevas herramientas, con el trabajo corporativo entre los alumnos por bandera y con espacios diferentes a los que conocemos.

Luego se debate en la necesidad o no de examinar como hasta ahora o de dar un nuevo enfoque a la evaluación. Mientras el director del colegio Domus defiende que se mantengan como hasta ahora sin desdeñar otras formas, Navarro Pareja, que fue director del San Roque de Valencia, uno de los primeros centros en incorporar tablets al aula apuesta por la evaluación continuada y que de algo más que un conocimiento en un momento determinado.

En cualquier caso, hay quien piensa que, independientemente del modelo, se debe centrar el futuro en el ser humano y en los valores. «No podemos pensar ni cambiar las cosas por determinadas situaciones, a veces frivolizamos en los planteamientos de la educación y lo profundo no debe cambiar, hay que enseñar respeto y una serie de valores a los niños», piensa la directora del IPPEX.