Doble drama tras el accidente de Burgos: El padre se durmió y los cinco fallecidos iban sin cinturón

Restos del vehículo siniestrado / EFE

El turismo de cinco plazas, en el que viajaban seis miembros de una familia francesa, invadió el carril izquierdo y tan sólo ha sobrevivido el conductor

REDACCIÓNPancorbo (Burgos)

Cinco miembros de una misma familia de origen francés, entre ellos tres niños, fallecían a primera hora del martes como consecuencia de un grave accidente de tráfico registrado en la N-I que también se ha saldado con dos heridos. Según confirman fuentes del Servicio de Emergencias del 112, el siniestro tuvo lugar al filo de las 7:45 horas de la mañana en el kilómetro 304 de la N-I, a la altura de la ermita de la ermita del Cristo de Barrio, en pleno Desfiladero de Pancorbo (Burgos), donde se ha registrado una fuerte colisión frontal entre un turismo y un camión que circulaban por la vía. Los propios alertantes ya indicaban en sus informaciones la presencia de varias personas heridas y atrapadas en el interior del turismo.

El fatal choque, que ha tenido lugar en el kilómetro 305 de la N-I, esconde tras de sí una tragedia mayor. Según confirmó el director de la DGT, Gregorio Serrano, el conductor del vehículo, padre de la familia y único superviviente, se quedó dormido e invadió el carril contrario. El chofer del camión, de nacionalidad polaca, ha explicado que vio cómo el coche se le echaba encima y utilizó las luces y el claxon para alertar al conductor. El turismo viajaba dirección Vitoria, de vuelta a Francia, mientras que el camión circulaba hacia Burgos. El accidente ha tenido lugar en una zona marcada con línea continua en la que está prohibido adelantar.

Tras dar la voz de alarma, hasta el lugar se desplazaron sendas dotaciones de la Guardia Civil de Tráfico, de los Bomberos de Miranda y de Emergencias Sanitarias – Sacyl, que ha movilizado una UVI móvil, dos ambulancias de soporte vital básico y personal facultativo de Atención Primaria del centro de salud de Briviesca.Tras excarcelar a los heridos atrapados en el interior del turismo, los facultativos sanitarios no han podido sino certificar su fallecimiento. Por el momento se desconocen sus identidades, aunque son de origen francés y miembros de una misma familia. En principio, todo apunta a que se trata de una mujer de unos 50 años, su hija, de alrededor de 30, y los tres vástagos de ésta última, de edades comprendidas entre los 3 y los 9 años. Asimismo, el personal sanitario ha tenido que atender al conductor del turismo, que sería el padre de la familia, quien a pesar de resultar ileso en el accidente, ha tenido que ser trasladado al Hospital en estado de shock.

Según han explicado a los agentes testigos del siniestro que circulaban en ese momento por la vía, el camionero, un joven de origen polaco que ha sido dado de alta en el mismo lugar del siniestro, se ha percatado de la invasión de la calzada por parte del turismo y le ha alertado mediante las luces y el claxon. Sin embargo, el conductor no habría variado su trayectoria, obligando al camionero a dar un volantazo que no ha evitado la colisión. Como consecuencia del choque, el turismo ha quedado empotrado en la pared del desfiladero que cierra la vía. Momentos después, el conductor del turismo ha salido por su propio pie del vehículo. Tanto el conductor como el camionero han dado negativo en la prueba de alcoholemia.

Queda por conocer las condiciones en las que viajaba la familia, ya que el turismo, un Peugeot 607 de matrícula francesa, está preparado para el transporte de cinco ocupantes, y no de seis. En este sentido, fuentes de la Subdelegación apuntan que, en principio, el vehículo incumpliría la normativa al respecto.

Fotos

Vídeos