¿Qué pasa con las maletas perdidas que nadie reclama en el Aeropuerto de Valencia?

Ryanair envía a ONGs las escasas maletas que no se hayan reclamado./Juan Medina/Reuters
Ryanair envía a ONGs las escasas maletas que no se hayan reclamado. / Juan Medina/Reuters

Es la compañía del vuelo quien debe hacerse cargo del extravío y no el aeropuerto. Si tras un tiempo prudencial nadie reclama el equipaje perdido se dona a ONGs

TAMARA VILLENAValencia

Todo aquel que viaje (con más o menos frecuencia) en avión y facture su equipaje, conocerá la inquietante sensación del temido 'momento-reencuentro'. Un torrente de adrenalina que disminuye cuando uno finalmente divisa su maleta y que no desaparece hasta agarrarla y huir de la impaciente multitud que aún se encuentra en el temido trance. Un instante crucial que, si bien no es lo habitual, puede acabar en algún que otro susto. Si esto sucede y el equipaje acaba no apareciendo en el horizonte de maletas, es importante tener en cuenta a la hora de reclamar que es la compañía aérea la que debe hacerse responsable de la pérdida y no el aeropuerto: «Son las compañías aéreas las que deben hacerse cargo de este tipo de incidentes, el aeropuerto sólo se hace responsable de los objetos perdidos u olvidados en la propia terminal», aseguran desde el operador aeroportuario Aena.

«El aeropuerto sólo se hace responsable de los objetos perdidos en la propia terminal» AENA

Sobre esas pertenencias olvidadas en el aeropuerto de Valencia, «se llevan a la Oficina de Objetos Hallados, donde son etiquetados de forma adecuada, indicando el día, lugar donde ha sido encontrado, tipo de objeto, características del mismo, etc.» aclara la gestora Aena a LAS PROVINCIAS. «En cuanto al tiempo que se custodian, si los objetos son alimentos perecederos se retiran a vertedero pasadas 24 horas, si no es así, se custodian durante 2 años, tal como marcan los plazos legales», detalla la empresa aeroportuaria.

Las aerolíneas deben hacerse responsables del equipaje extraviado durante sus vuelos.
Las aerolíneas deben hacerse responsables del equipaje extraviado durante sus vuelos. / Susana Vera/Reuters

Lo más habitual es que las pérdidas sucedan en los vuelos con escala, en los que las maletas se juntan en los almacenes con el equipaje de otras compañías y aumenta el riesgo de descuido o confusión. Ryanair aclara en su mismo portal que la responsabilidad de la compañía por «pérdidas, retrasos o daños en el equipaje está limitada en virtud del Convenio de Montreal». Se trata de un acuerdo internacional que regula este tipo de situaciones y marca los pasos que el viajero debe seguir para recuperar sus pertenencias. El tratado estipula que si pasados 21 días desde el extravío el cliente no ha recuperado sus pertenencias, la compañía del vuelo en cuestión debe pagarle una indemnización. «Los clientes tienen hasta 21 días para presentar un reclamación por equipaje perdido», confirman desde la aerolínea irlandesa.

En Ryanair, los clientes tienen hasta 21 días para reclamar por equipaje perdido

El 'después' del descuido

¿Pero qué pasa si nadie reclama una maleta perdida? «Si los objetos no son solicitados por nadie pasado el plazo de dos años, se donan a una ONG», aclaran desde Aena. Es algo que sucede en muy pocas ocasiones, pero en el caso de Ryanair, si tras el tiempo prudencial de 21 días no consiguen dar con el dueño y nadie se pronuncia sobre el equipaje, pasa a considerarse como 'perdido': «En el extraño caso de clientes que no reclaman sus maletas o cuando no se consigue encontrar al propietario de las mismas, como última opción, se donan a ONGs locales», explica la compañía a LAS PROVINCIAS.

Pertenencias a la venta

Por otra parte, Iberia se encarga de subastar públicamente los objetos perdidos no reclamados (normalmente cada seis meses) y, tal y como estipula la normativa, lo anuncia a través de los medios y en el BOE. «Solemos realizar una subasta dos veces al año - confirman desde la propia compañía a LAS PROVINCIAS-. Va a cargo del Ministerio de Fomento, pero la gestionamos nosotros porque somos la aerolínea de mayor antigüedad», explica la compañía.

«Solemos realizar una subasta dos veces al año» iberia

Una práctica que se remonta a 1942, año desde que la entonces entidad pública clasificaba en lotes los objetos que se habían quedado sin dueño y que se a día de hoy se sigue realizando: «Recogemos todos los objetos perdidos de todos los aeropuertos y hacemos lotes que se van subastando», aclaran desde Iberia. Para esta última oportunidad, la aerolínea contrata a una casa de subastas que se paga con los beneficios de la puja. El resto de los ingresos por la venta de estos objetos es para el Ministerio de Fomento.

Fotos

Vídeos