Esto es lo que aceptas al usar las redes sociales

Es muy importante conocer lo que aceptas al abrir un perfil en redes sociales./Joerg Koch / AP
Es muy importante conocer lo que aceptas al abrir un perfil en redes sociales. / Joerg Koch / AP

Conocer a lo que accedes con las condiciones de cada plataforma puede ahorrarte algún problema

TAMARA VILLENAValencia

En principio, al abrir una cuenta o perfil en redes sociales o al inscribirnos a alguna plataforma en la red, se supone que todos leemos y aceptamos los términos y condiciones de uso del servicio al que nos estamos inscribiendo. Pero ese consentimiento es puramente formal, una opción que aceptamos de forma automática y casi sin mirar para poder comenzar a disfrutar del servicio cuanto antes. Un gesto insignificante pero cuya relevancia es mucho mayor de lo que pensamos, ya que estamos exponiendo nuestros datos personales, imágenes e ideas.

La práctica habitual es pasar de leer esa tediosa parrafada de pautas legales y permisos, bien por falta de tiempo o de ganas. Sin embargo, pueden aparecer problemas de derechos de imagen o autoría y al intentar reclamar o tomar medidas al respecto, descubrir que no tenemos nada que hacer porque aceptamos las condiciones en su momento.

A estas alturas ya sabemos que al tener un perfil en Facebook aceptamos que la plataforma pueda utilizar nuestras fotos, vídeos y textos a su antojo, pero el resto de redes sociales tienen cláusulas similares. Es importante leer detenidamente estos avisos para saber a qué te estás exponiendo cuando los aceptas, pero si eres demasiado perezoso para ello, te resumimos cuáles son las principales cosas que deberías saber sobre los términos de uso de las redes sociales:

Facebook puede utilizar tu contenido sin ofrecer remuneración.
Facebook puede utilizar tu contenido sin ofrecer remuneración. / BRENDAN SMIALOWSKI / AFP

Facebook

Según especifica en sus condiciones, aunque la propiedad intelectual pertenece al usuario, desde el instante en el que se comparte algo a través de esta plataforma -ya sea vídeo, foto o un texto- le estamos permitiendo a la misma poder hacer el uso que quiera con estos contenidos sin tener que pagar ningún tipo de remuneración a cambio. La única manera de anular este permiso es borrar los contenidos de la red, regla que comparten otras plataformas como Instagram o Twitter.

Además, Facebook obliga a mantener la información de contacto del usuario permanentemente actualizada, por lo que tienes que notificar cualquier modificación en tus datos como un cambio de correo electrónico o de número de teléfono. De hecho, en este último caso la red de Zuckerberg marca un término de 48 horas para modificar el dato «para garantizar que los mensajes no se le envíen por error a la persona que pudiera adquirir tu antiguo número», según especifica la propia plataforma.

Twitter no se hace responsable de la difusión de bulos ni noticias falsas.
Twitter no se hace responsable de la difusión de bulos ni noticias falsas. / KIMIHIRO HOSHINO / AFP

Twitter

Al registrarnos en este servicio, le permitimos a la compañía rastrear nuestra dirección IP, sistema operativo, tipo de navegador, ubicación, página web de referencia y páginas visitadas, qué operador de telefonía móvil tenemos contratado, los dispositivos y aplicaciones que utilizamos y la información de nuestras cookies. Por supuesto, Google hace lo mismo y en base a estos datos organizan su red de publicidad.

La plataforma incide en sus bases que no tiene ningún tipo de responsabilidad legal sobre los contenidos que en ella se vierten y aclara que «todo el contenido es responsabilidad única de la persona que lo origina». De esta manera, la plataforma se desentiende de los problemas por difusión de bulos y noticias falsas con su política de privacidad: «No ratificamos, apoyamos, reafirmamos ni garantizamos la compleción, veracidad, precisión o fiabilidad de ningún contenido o comunicación publicada».

Eso sí, Twitter se reserva el derecho a eliminar sin previo aviso contenido que implique «violaciones de derechos de autor o de marcas comerciales, suplantación de identidad, conducta ilícita o acoso».

Instagram controla la difusión de contenido sexual.
Instagram controla la difusión de contenido sexual. / LIONEL BONAVENTURE / AFP

Instagram

Esta red social incide en no compartir instantáneas con contenido sexual no solo explícito, sino también sugerido y pueden bloquear tu cuenta si no te atienes a esta cláusula. Además, la plataforma puede utilizar tus ideas sin remuneración a cambio en el caso de considerar alguna interesante, aunque también constate que como norma general la política de la compañía es «no aceptar o considerar el contenido, información, ideas, sugerencias u otros materiales que no hayan sido solicitados específicamente».

La compañía también presta especial atención a controlar el spam o la publicitación masiva y la incitación a comportamientos de anorexia, bulimia, suicidio u otro tipo de desordenes. Instagram también cuenta con la opción de «Buscar amigos» para poder localizar a otros conocidos que también utilicen esta red social, por lo que al utilizar esta función la compañía accede a la lista de contactos de tu dispositivo.

Linkedin

Esta plataforma estipula como requisito para agregar a otro usuario el tener algún tipo de relación (formación, trabajo, amistad, etc), aunque es bastante frecuente que al ser una red de networking muchos profesionales se salten esta condición para ampliar sus contactos. La compañía remarca que está prohibido mentir o agregar información inexacta en los perfiles, ya que la red está orientada al ámbito laboral y que es empleada para la búsqueda de trabajadores.

Linkedin exige que conozcas a la persona antes de agregarla.
Linkedin exige que conozcas a la persona antes de agregarla. / ROBERT GALBRAITH / REUTERS

El conocer este tipo de condiciones favorece un uso más prudente y responsable de las redes sociales, pensando con mayor detenimiento los datos personales que ofrecemos, el contenido que se va a publicar y las consecuencias que todo ello puede acarrear.

Fotos

Vídeos