Corea del Norte dispara un misil que sobrepasa territorio japonés

Kim Jong-un saluda. / Ed Jones (Afp)

Las autoridades niponas avisaron a la población del norte del país para que tomaran precauciones

R. C. y AGENCIAS

La escalada de amenazas del dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un ha dado un paso más. Según han confirmado las autoridades japonesas, un misil lanzado desde el país vecino sobrevoló territorio nipón y se rompió en tres piezas en el mar de Japón a 1.180 kilómetros al este del Cabo Erimo (Hokkaido), la isla principal del norte del país.

Cuando las autoridades niponas descubrieron el lanzamiento y la trayectoria desde Corea del Norte avisaro a la población del norte del país a través de su televisión pública para que tomaran medidas de precaución. Las alarmas y las alertas sonaron en las regiones norteñas de la isla de Honsu y en la de Hokkaido.

Japón tomará «las medidas necesarias» para garantizar la seguridad de sus habitantes después de que un misil norcoreano lanzado este martes pasara por encima de su territorio, declaró el primer ministro nipón, Shinzo Abe. El jefe del gabinete nipón ha asegurado que se trata de un asunto sin precedentes y una grave amenaza. «Estamos recopilando información y analizándola. Protegeremos la vida de la gente. Haremos todo lo posible para ello», comunicó la televisión NHK.

El «proyectil no identificado» fue lanzado desde Pyongyang sobre las 05:57 horas, según el Estado Mayor surcoreano.

«Podemos confirmar que el misil lanzado por Corea del Norte sobrevoló japón. El comandante de Defensa Aerospacial Norteamericana ha determinado que no es una amenaza para Norteamérica», declaró el portavoz del Pentágono Robert Manning.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá de urgencia este martes para analizar estos hechos. La reunión tendrá lugar a petición de los gobiernos de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

Seúl responde con maniobras de bombardeo

Como respuesta, el Ejército de Corea del Sur llevó a cabo ejercicios de bombardeos aéreos próximos a la frontera con Pyongyang. Seúl desplegó cuatro cazas F-15K que lanzaron bombas sobre un objetivo situado cerca de la frontera desmilitarizada que separa a las dos Coreas (DMZ), con el objetivo de "mejorar las capacidades de destruir al liderazgo enemigo", según el portavoz de la presidencia surcoreana, Yoon Young-chan.

Las maniobras se llevaron a cabo después de que el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ordenara a su Ejército "exhibir sus capacidades para sobrepasar las fuerzas norcoreanas en caso de ataque", señaló el portavoz en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

En la misma línea, el portavoz del mando conjunto de las fuerzas surcoreanas, el oficial Roh Jae-chon, advirtió de que Corea del Norte se enfrentará a represalias si continúa con sus ensayos armamentísticos, y señaló que el nuevo test supone "otra flagrante violación" de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Preocupación en Rusia

Rusia aseguró estar "extremadamente preocupada" por la situación en Corea del Norte y denunció una "tendencia hacia la escalada" en la región.

"Vemos una tendencia hacia la escalada (...) y estamos extremadamente preocupados por el desarrollo general" de la situación, dijo el viceministro ruso de Exteriores, Serguei Riabkov, citado por la agencia pública RIA Novosti.

Según él, los ejercicios militares conjuntos de Corea del Sur y Estados Unidos que empezaron la semana pasada en la península coreano "tuvieron un papel al provocar a Pyongyang para realizar un nuevo disparo" de misil.

Punto de inflexión

Por su parte China ha asegurado este martes que la crisis en la península coreana ha llegado a un "punto de inflexión" y ha pedido moderación a las partes en conflicto. La portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, reiteró su llamamiento a reanudar las negociaciones de paz y aseguró que las "presiones y las sanciones" contra el régimen comunista de Pyongyang "no pueden resolver el problema".

Fotos

Vídeos