¿En qué consiste el 'clean eating', la nueva tendencia en alimentación?

'Clean eating' es la nueva tendencia en alimentación. / LP

Esta dieta de alimentación limpia para controlar el peso se ha convertido ya en una filosofía

LAS PROVINCIASValencia

El 'clean eating' se está convirtiendo cada vez más en un tema recurrente para los medios de comunicación y sigue en la línea de las populares dietas detox. El método cuenta hasta con su propia revista y se basa en el consumo exclusivo de alimentos ecológicos y sin procesar, evitar azúcares añadidos y emplear sustitutos naturales para endulzar como la miel. Fomenta comer grasas saludables, beber agua y emplear técnicas tradicionales que sean poco agresivas para cocinar: cocer, guisar o hacer los alimentos a la plancha.

Esta dieta se ha transformado en una auténtica filosofía de vida para muchos de sus seguidores, y surge como una reacción a la manera poco saludable de alimentarnos que seguimos hoy en día. Evidencia una preocupación por la salud tras el aumento paulatino de las enfermedades crónicas y una concienciación por mejorar la calidad de nuestra alimentación.

Desde revisar el etiquetado de los productos y eliminar los alimentos industriales de nuestra ingesta diaria, hasta aumentar el consumo de frutas y verduras o practicar deporte con frecuencia. La adopción de ciertas rutinas permiten optimizar nuestro urbano y acelerado estilo de vida, son cambios pequeños pero que aportan una diferencia significativa a la larga en nuestra salud: prescindir de los carbohidratos refinados como las pastas, los cereales o el pan blanco para sustituirlos por productos integrales que ayudan a prevenir la diabetes y la obesidad.

Se recomienda mantener un consumo del 80% de alimentos naturales. / LP

La tendencia trata sobre comer lo más natural posible y está tan en alza que cada vez son más los supermercados y restaurantes que incorporan este tipo de alimentos a su oferta. Sin embargo, y como pasa con todas las dietas, también puede acarrear problemas si se lleva al extremo y conducir a deficiencias en los mínimos necesarios para mantener un organismo sano. Obsesionarse en exceso con el origen natural de los alimentos podría conducir a la ortorexia, una preocupación exagerada por comer sano.

Lo más recomendable es que un 80% de la alimentación sea ecológica y mantener el otro 20% normal, para poder frecuentar cualquier tipo de restaurante sin sufrir por la procedencia de lo que te pides.

Fotos

Vídeos