La conciliación familiar y laboral empeora durante la crisis

La conciliación familiar y laboral empeora durante la crisis

Un estudio de expertos indica que retrocede cinco puntos desde 2008 y que el 47% de los españoles constata su evolución negativa

ALFONSO TORICESMadrid

La crisis social, económica y demográfica que España ha sufrido en los últimos ocho años ha empeorado la posibilidad de los ciudadanos de conciliar su vida personal, familiar y laboral. Es la principal conclusión del estudio elaborado por la Fundación Másfamilia, con la colaboración de expertos y de Cepsa, que ha creado el primer 'Barómetro de la Conciliación en España', basado en la ponderación de 90 indicadores sociales y empresariales y que tiene como objetivo medir anualmente su evolución.

El barómetro, en su primera edición, compara los indicadores sociales y empresariales que afectan a la conciliación registrados en 2016 con los existentes en 2008, el último año antes de la crisis, ejercicio que se toma como base 100, y también pregunta a los españoles sobre su percepción personal. El resultado es que la posibilidad actual de compaginar la vida familiar y laboral en España arroja el índice 95,3, con un empeoramiento global de casi cinco puntos con respecto a hace ocho años.

El retroceso se debe a una caída de cuatro puntos en los indicadores demográficos, de empleo, de salud pública y de familia, pero sobre todo a la nefasta percepción sobre la situación de la conciliación en España que tienen los ciudadanos, un 47% de los cuales dice que es peor o mucho peor que en 2008, con una mayor visión negativa entre las mujeres, los españoles con hijos y los más jóvenes. La mejora de los índices vinculados a la actividad empresarial, que suben diez puntos, no es suficiente para compensar el descenso general.

La mala evolución de casi todos los indicadores sociales desde 2008 contribuye al empeoramiento de la conciliación. En el área demográfica, se retrasa la edad de maternidad, se acelera el envejecimiento de la población y aumenta el porcentaje de dependientes. En la economía, se dispara el paro, sobre el juvenil. En la salud pública, se da un cremiento del 44% en el consumo de ansiolíticos y desciende el tiempo de ocio y la inversión en sanidad. Y en la familia, caen un 11% las ayudas públicas y aumentan un 46% las personas que tienen menos hijos de los deseados. La caída del conjunto de indicadores sociales habría sido aún mayor sin los avances en infancia -menos abandono escolar, consumo de alcohol y delitos- y en igualdad de oportunidades, con menos asesinatos machistas y más ayudas a la discapacidad.

Más teletrabajo

Las pocas mejoras significativas en estos ocho años, según el estudio, provienen de la actividad empresarial. Se detecta un aumento del 50% del teletrabajo y un incremento significativo de otras medidas (más en la grandes empresas que en las pequeñas), y se constata que España eleva la competividad y la productividad pese a reducir horas extras y tiempo de trabajo. La conciliación es positiva para la reputación empresarial, porque suben un 33% los trabajadores que la creen determinante para decantarse por una compañía y un 13% los que la ven clave para quedarse en la firma.

Sin embargo, en este área también persisten y crecen algunos elementos negativos. Desde 2008, han aumentado las contrataciones temporales y se ha elevado un 10% el tiempo preciso para llegar al puesto de trabajo. Tampoco se endereza el lastre histórico de la conciliación laboral sobre las mujeres. Aunque hay más directivas y más población femenina con trabajo, los datos demuestran que la petición de reducciones de jornada y de excedencias para el cuidado de los niños no solo se conjuga todavía mayoritariamente en femenino sino que, incluso, la proporción de las que piden las mujeres frente a las solicitadas por los hombres ha seguido creciendo en los últimos ocho años.

Fotos

Vídeos